Enlodados.com

Hiking Trails and Trips in Panama

Ver Comentarios

Visitamos un hermoso poblado a orillas del Río Blanco en Barrigón, ubicada en el corregimiento de El Harino, distrito de la Pintada en honor a la cantidad de arboles de este tipo que habían ahí y llevan este nombre; hoy en día van quedando pocos especímenes.

Árbol Barrigón
(Pseudobombax septenatum)

Acampamos en el patio de una residencia que funciona a modo de comuna pues todos los que viven ahí tienen acceso a fogón en un rancho y por medio de unas escaleras bajan al río, el cual a veces está blanco y otras Colorado, como tal lleva nombre el otro río de las montañas adyacentes a Barrigón.

En Barrigón existen sitios de interés como Chorro Las Yayas, el Río Blanco y Río Colorado, algunas cascadas además de ser el punto de partida a el Parque Nacional General de Divisón Omar Torrijos Herrera.

¿Cómo llegar? Gracias a Caminando Panamá

En la noche del día sábado bajamos al río en busca de fauna y fue maravilloso ver a las ranas nadando en el río frío, que nos invitó a meternos en él a altas horas de la noche.

A la mañana siguiente pues, fuimos otra vez. Y en la tarde, luego del sancocho, nos desplazamos a Ojo de Agua en busca de la cascada Chorro Grande, colosal con sus grandes rocas en el curso del Río Zapillo.

Esta vez fue parte de mi familia, mi madre, mi hermana, sobrina y mi hijo, quienes se maravillaron al ver tanta magnificencia.

Muy agradecida con todos los chicos que nos acompañaron y al Señor Don Juan quien amablemente nos recibió en su finca.

::DEJANOS TUS COMENTARIOS::

Ver Comentarios

Ante todo, sí, tengo la página algo olvidada pero prometo ponerla al día. A veces la vida te obliga a cumplir tantas responsabilidades, que es necesario andar con un calendario para todo, físico y digital.

En el 2018 fui invitada a exponer en mi alma mater, la Universidad de Panamá, sobre el Turismo Rural y de qué manera puede darse a conocer, en el año de la Transformación Digital, propuesto por la Organización Mundial del Turismo OMT.

Importante recalcar la misión en nuestro país, donde cada día surgen nuevas ideas de turismo en áreas rurales que muchas veces no cuentan con luz, mucho menos internet y a veces, falta un poco de educación; es ahí donde entra enlodados.com dando a conocer la existencia de estos sitios y capacitando a estas familias, que desean utilizar sus recursos de una forma sostenible y amigable con el medio ambiente, para salir de las situaciones de escasa economía que viven.

También hubieron exposiciones típicas y disertaciones por parte de colegas con mucha experiencia en el turismo.

Para mi, un placer siempre poder dar a conocer nuestro trabajo y feliz de poder ayudar a que el Turismo Rural sea posible.

Complacidos con los organizadores de dicho evento en la Facultad de Humanidades, para los estudiantes de Turismo Alternativo. Gracias por haber asistido y encantada con esos profesores que admiré tanto durante el tiempo que fui estudiante, y sabían de Enlodados Panamá y me animaban tanto a seguir con la lucha de ayudar a los pueblos a ver el turismo como una forma de salir de la escacez.

Orgullosamente egresada de la Universidad de Panamá.

::DEJANOS TUS COMENTARIOS::

Ver Comentarios

Cordialmente invitados 🙂

::DEJANOS TUS COMENTARIOS::

Ver Comentarios

DayTrip Cerro Trinidad de Capira

Info completa al 65929153 Whatsapp

Hora de encuentro: Domingo 24 de marzo a las 6:00am en Albrook Mall, entrada del dinosaurio

Hora de regreso: aprox 8pm en el mismo sitio.

::DEJANOS TUS COMENTARIOS::

Ver Comentarios

Se llamaba “El Arraijancito”, y los recuerdos que quedan prefiero mantenerlos intactos, pues los inetereses de algunos seres humanos ha ido empañando lo que quedaba de él.

Y hablo como si fuese un ente, porque en él aprendí a amar los cuerpos de agua, en él entendí el poder de la Naturaleza y viví la magia en cada esquina.

Era una niñita cuando de mi pueblo salíamos en la parte trasera de los pickups a darnos un baño al Arraijancito, eso pasaba cada fin de semana. Algunas de las veces mi familia iba tan emocionada que cargaban una enorme paila, llebavan un saco de arroz y el río proveía las sardinas.

En aquel río conocí a los militares del ARMY que practicaban en los alrededores. Más no puedo olvidar aquel puente rodeado por helechos y musgos, por el cual solo pasaban los jeep de los gringos. Si acaso unos 2 en todo el rato que nos pasamos ahí.

De aguas claras, mis primos y yo aprendimos a nadar ahí. No faltó quien casi se ahogara por pendejadas de chiquillo, esas donde se acerca el lobo en broma hasta que cuando llega nadie hace caso.

Un día, el camión de abastos de mi tío se trabó en la loma, estuvimos largo rato esperando a ver si mi tío lograba sacarlo, pero fue imposible; y si no fuese por unos militares puertoriqueños que andaban cerca de ahí en un bunker, que halaron el camión con un jeep harto en lodo, hubiesemos tenido que regresar a pie.


Para mi ver a esa gente era cosa de otro mundo, yo quería ser como ellos, que aparecían por el río y los veíamos cuando ya estaban cerquita; y andar en el monte vestida militar cargando armas…

Pero la magia desapareció y con ella, su hermoso río.

Un mal día mi abuelo dijo que no iríamos más; en el pueblo de Arraiján habían rumores de que ya varias personas les había explotado minas antipersonales en los alrededores del río, costando piernas y brazos a algunos pobladores.

Y lo cierto es que no era raro sentir bombas a lo lejos explotar, así como pequeños temblores que venían luego de un sonido de explosión tremenda. Era algo que realmente asustaba pero que con el tiempo nos tocó acostumbrar.

Y así pasaron largos años, que yendo hacia la escuela en el transporte público me quedaba viendo hacia esa área, y era común ver, desde el bus, ñeques y venados.

Sin duda alguna en Arraiján, quien haya nacido aquí de hace 90 años hacia acá, creció comiendo carne “de monte”. Pero poco a poco y gracias también a la caza indiscriminada, los animales fueron desapareciedo y quedando no más que el recuerdo.

Antes de 1999 las áreas de acceso al Río Arraijancito eran propiedad de los Estados Unidos de América y luego de la reversión del Canal de Panamá, las áreas pasaron a ser porpiedad del estado panameño. Mientras pertenecían a EUA pudimos acceder pues casi toda la familia trabajaba para ellos. El abuelo era jefe de finca, se encargaba de sembrar, podar, limpiar las áreas verdes y los charcos. Mi tío Miguel manejaba la draga, mi tío”Boca” manejaba el remolcador, mi padre era pasa barcos, etc; nosotros crecimos casi siendo zonian, podíamos acceder a las áreas sin problema, pero esto cambió con la reversión de la áreas al ARI (Unidad administrativa de bienes revertidos).

Y la verdad, con eso fue peor. Las aceras de la carretera se empezaron a llenar de paja canalera, (Saccharum spontaneum) que ha ido colonizando cada espacio de tierra que no tenga sombra, una verdadera plaga..

Mitos van y vienen, ya que existen 3 versionas más de cómo llegó la paja canalera al área de Arraiján.

El origen de la introducción de esta especie de gramínea a Panamá fue un misterio hasta hace poco, ya que no se conocía ningún documento que hiciera referencia a esto. Habían algunas hipótesis, como: que fue introducida por los norteamericanos durante la construcción del Canal, para el control de la erosión, o que fue introducida accidentalmente en maquinaria traída a Panamá desde Vietnam por los EEUU en la década del 60.

El misterio de la introducción de la Paja Canalera a Panamá se aclaró sin dudas, ya que, posteriormente se encontró un Informe Anual de 1939, en el que detalla que en abril de 1939, varios clones de S.spontaneum y otras especies de Saccharum recolectadas en el Sudeste Asiático, fueron plantadas en el Summit. Esta colección era parte de un programa de mejoramiento genético de caña de azúcar iniciado por el USDA, y estaba a cargo del agente Hans Sorensen, del Departamento de Plantas Azucareras.

Así que cuando esas tierras pasaron a mano panameña, no existía manera humana o legal, de entrar. Seguía rodeado de malla ciclón, lo más que podía hacer era explorar vía satélite.

Pero con el tiempo y conociendo bien el monte, nos atrevimos a entrar. Más mi esposo que yo. Él, siendo muy silvestre, conoce el monte mucho mejor que las carreteras y en varias ocasiones explorando por áreas probihidas, topamos cantidades innumerables de animales: gato solo, venado, y en varias ocasiones huellas de tapir; viejas bombas antipersonales, bunkers y también tumbas rodeadas de piedras de bordes suaves.

Cuenta mi madre de los caminos que debían tomar antes de que existiera la carretera Interamericana, para ir a la ciudad de Panamá lo hacían muy poco y por medio de caballo, atravesando largos caminos y caseríos indígenas; al llegar al canal, amarraban los caballos y tomaban el ferry para cruzar.

La última vez que estuvimos en esa área fue hace casi 3 años. Luego hubieron situaciones tristes y otras desgarradoras, desde un cuerpo flotando en el agua del Arraijancito sin cabeza, hasta la total DEFORESTACIÓN de este bosque natural que tantos años fue protegido, como cuenca del Canal de Panamá, por los norteamericanos, hoy en día destruído casi en su totalidad para la construcción de una carretera de 3 paños que parece abarcará todo el bloque de bosque desde la carretera Panamá Arraiján hasta la carretera que conduce a la Vía Centenario.

Un bosque primario protegido por ser cuenca de nuestro preciado canal, ha desaparecido. Miles de árboles de gran tamaño desaparecieron. Su madera fue vendida, explotada, prostituída y nadie sabe con qué fin. Decenas de camiones volquetes trabajan en este momento transportando madera, van y vienen sin detenerse durante toda la noche. ¿A donde se ha ido mi bosque?


Todo Arraiján sufrió la muerte de su hermosa espesura y algunos lloramos cuando desde la carretera vimos en nuestra cara cómo los hombres tumbaron enormes templos del bosque, que ni con sierra podían, de lo monumentales que eran y utilizaron maquinaria pesada para empujar.

Entendemos que el progreso está aquí, que han sido años de tráfico pesado en las horas pico pero quizás habían maneras menos dañinas. Si tan solo se hiciera un real manejo de rescate de fauna no hubiésemos tenido que lamentarnos por la muerte de animales, entre esos felinos saludables que habitaban el Bosque Protector de Arraiján, único ecosistema que conocían.

Una señora en el bus veía la escena y decia: “Jo! cómo le cayera encima”

Y a aquel Río de mi vida, más nunca pude regresar.

::DEJANOS TUS COMENTARIOS::

Ver Comentarios

::DEJANOS TUS COMENTARIOS::

Ver Comentarios

ABONA TU CUPO DESDE YA!

Salimos viernes 14 a las 9pm

Pocos cupos disponibles.
Recuerde abonar con anticipación.

::DEJANOS TUS COMENTARIOS::

Comments

Puntuales arrancamos a la provincia de Coclé, esta vez estaríamos bien al norte, justo en el límite entre La Pintada y Olá, que son divididos por el Río Grande.

Visitamos Chorro Alto en Bajo Grande, que con un río colgante divide a Olá de Coclé de La Pintada, por medio del Río Grande.

Chorro Alto impresiona, no por gusto tiene ese nombre. Es una cascada imponente y con mucha fuerza; es de acceso fácil con calma y llegan autos 4×4 sin problemas, aunque lo que hay que caminar es “nada” en comparación con otros sitios. Para entrar se debe pasar por una casa de familia en la cual pedimos el permiso correspondiente para entrar por su terreno y pagamos la colaboración a la misma, que mantiene los alrededores limpios de desechos.

Bocota abierta. Inspeccionamos el área, montamos la hamaca, dejamos una Leptodeira annulata que necesitaba una vida mejor en el área apartada del chorro y procedimos a entrar a sus frías y profundas aguas.

El día estuvo soleado, un tiempo hermoso nos regaló aquel domingo. El agua estaba que congelaba y así nos fuimos nadando hasta donde cae el chorro, si te ubicas en un mal lado te puede dar tremendo cabezazo 😀

Luego emprendimos una pequeña caminata hacia el Chorro Grande de Ojo de Agua en el Río Zapillo, que le pertenece al distrito de La Pintada de Coclé. El camino es nivel fácil, aunque para una persona sin experiencia le puede tomar más tiempo.

Ojo de Agua es imponente, sus aguas caen con tanta fuerza que el río te puede llevar. En verano es común que los locales hagan clavados exuberantes pero en época lluviosa cuando el río está sobre cargado en agua, es mejor ver el chorro desde la orilla, sobre todo porque no se ven las rocas que están allá en lo profundo, con las que te puedes golpear si no conoces el río.

El chorro es un espectáculo de la Naturaleza, que deja boquiabierto a cualquiera. Estar ahí es como una película de misterio combinada con aventura, guarda una magia singular.

Nosotros lo disfrutamos desde la orilla, el Río Zapillo es muy hermoso y en verano abundan las pozas de agua perfectas para bucear y nadar de forma espléndida.

Terminado nuestro recorrido y felices porque ya llenaríamos nuestras panzas de comida de verdad. Cuando íbamos en la carretera iba una enorme tarántula cruzando la calle ( son una de las especies de arácnidos más grandes del mundo). Imposible no verla, nos detuvimos para observarla mejor.

Encaminados luego de haber llenado nuestras panzas, tomamos la ruta deLa Pintada que va por Piedras Gordas donde nos detuvimos en Hacienda La Esmeralda de la familia Quiroz, donde degustamos unas deliciosas naranjas valencianas; algunos de los chicos se convirtieron en el terror frutal de las naranjas, comían y llevaban, todo un éxtasis alimenticio..

Y así concluimos otra aventura más. Agradecemos a quienes depositan su confianza en nosotros para pasar un día ameno, de la mano de la Naturaleza, en comunión con nuestro medio ambiente.

¡Saludos! ¡Amigos Enlodados!

Comments

Comments

Comments

Ver Comentarios

El Parque Nacional Altos de Campana guarda secretos en sus montañas, explorados solo por los más aventureros. Existen rutas que te pueden tomar hasta 3 días solo para llegar a cascadas prístinas de aguas inmaculadas.

Esta vez decidimos hacer una caminata que había planeado desde hace mucho: entraríamos por Campana y saldríamos por Sajalices, pasando por el río Campana, bordeando el Río Sajalices y aprovechando para charquear en variados chorros del camino.

Tocamos por primera vez el bosque de pinos que todos vemos desde el mirador Caja de Agua. Caminamos desde un bosque de altura hasta los potreros que bajan a Sajalices. El Parque Nacional y Reserva Biológica Altos de Campana cuenta con bosques tropicales y premontanos donde se encuentra una interesante mezcla de especies, algunas de ellas endémicas regionales.

Debido a la historia de colonización agrícola del área, buena parte de los bosques del Parque son de crecimiento secundario y en la parte sur existe un área de pastos probablemente de origen antrópico. LEER MAS…

::DEJANOS TUS COMENTARIOS::