Enlodados.com

Hiking Trails and Trips in Panama

Sin título-1

Las picadas estaban allí, ya llevaba una semana completa y no sanaban, tampoco me molestaban pero de pronto noté que quedaba un orificio en medio de ellas bastante notable.

Estas picadas eran dos y estaban justo en mi hombro derecho, tanto en la parte de adelante como atrás.

Y si, empezaron a picarme de una manera extraña. Mi mamá al instante de verlas me dijo: eso es tórsalo, ¿acaso no sientes que se mueve por dentro? La verdad es que yo estaba bastante confundida y algo asustada, las picadas no sanaban y de pronto de ellas empezó a brotar agua.

Una noche, ya unas dos semanas pasadas, sentí como algo que halaba dentro de mi piel, un leve dolor y con eso, pude comprobar mis sospechas.

Me encaminé al Instituto conmemorativo Gorgas de investigaciones en Medicina Tropical  a ver si me daban una solución saludable, fuera de las recomendaciones caseras de ponerme tabaco, alcohol, vaselina, resina de tabaco, kerosén, entre otras muchas. Me llevé la gran sorpresa al enterarme de que en el Gorgas solo atienden de 7am a 2pm de lunes a miércoles, así que me fui a una clínica de esas que están por todos lados, pagué diez dólares y espere una opinión médica.

En efecto el doctor me dijo que no era Leishamniasis, que era un tórsalo (Dermatobia hominis) y que consiguiera un viejito que fumara pipa y le pidiera la resina, que el tórsalo no causaba nada, que no me preocupara, que solo era una experiencia, total y mínimo, me felicitaba.  De ahí  fui a Salsipuedes, compré unas hojas de tabaco y esperé que  mis tórsalos maduraran un poco más.

Me puse a averiguar acerca de mis huéspedes, a los cuales les puse nombre: el de adelante se llamó Sebastian y el de atrás se llamó Pirulo.  Encontré que el parásito viene de la Dermatobia hominis, una mosca, que atrapa un mosquito y le coloca los huevos por fuera, sin siquiera hacerle daño. Luego, cuando el mosquito pica a un mamífero, las larvas de la mosca salen de su huevo al sentir el calor de su nuevo anfitrión. Rápidamente se introducen por el agujero que dejó la picada del mosquito en la piel de la víctima. Una vez que las larvas se introducen en el cuerpo, van creciendo con la carne del mamífero que servirá de alimento para su desarrollo.

Me enteré de que el tórsalo no daña la piel, no infecta, total, no hay efectos secundarios con él, más que todo parece un parásito inteligente que solo se come la parte muerta de la piel, siempre dejando un orificio para su respiración. Cuando ya ha comido suficiente y ha completado su proceso, decide salir a la superficie por si solo, de manera tal que si no me sacaba el tórsalo por mí misma, él en algún momento, algo lejano, iba a salir.

Pero bueno, no esperé más de dos semanas para esto. Aquel sábado me fui al Parque Nacional Omar Torrijos, pasé un agradable día y de regreso, Sebastian, mi tórsalo, prácticamente me estaba haciendo llorar, sentía que me comía por dentro, llegué a mi casa amargada y le dije a mi sabia madre, la cual me envió donde un tío de esos cachimbones que no pueden negar ser del campo; me dijo: “vamos a sacártelo”. Llamó a mi primo César, experto sacándole espinillas a la gente y de inmediato procedieron a extraerme el tórsalo sin más allá ni más acá, sin ningún tipo de ayuda de tabaco o medicamentos.

Al rojo vivo me sacaron a Pirulo, fue un dolor considerable, pero me sentí muy orgullosa de pasar esta prueba, después de los gritos, vino la victoria al ver a Pirulo moviéndose sobre la gasa, WOW vaya espectáculo al ver que ese bichito vivía dentro de mí, Sí, es una sensación muy extraña saber que algo vive dentro de ti, que es un GUSANO y que se alimenta de ti.

Ahora venía Sebastian, pero le dije a mi tío que iba a descansar un rato, me puse las hojas de tabaco con un tape para asfixiar a ver si me ayudaba, porque sabía que el dolor iba a ser insoportable; no pensé que fuese tan floja para esto pero, cuando te agarran la piel y te la exprimen, uff, eso duele.

César me agarró la picada y la exprimió hasta que vimos algo parecido a pus, que salía del orificio. Mucha agua combinada con sangre. Gritaba y reía, me dio un ataque de risa increíble por lo que estaba pasando. Después de algunos gritos, Sebastian salio, esta vez muerto, pero completo.

Los dos tenían un tamaño muy pequeño para el dolorcito rico que se siente, por los pelos o espinas que posee y con los que se adhiere a la piel, lo que hace que uno sienta que lo están rasgando por dentro.

Busqué un frasco, le eché alcohol y ahora los guardo como mis dos trofeos ganados en el monte, y como me dijo un amigo, ésta sólo va a ser la primera vez.

6 Comments

  1. Leo on junio 18, 2010 8:34 am

    Que trastada con ese Horario del gorgas, de juees a domingo q todos se mueran poe… :S

  2. one on julio 3, 2011 2:18 pm

    si una espinilla duele que se espera de de Sebastian y Pirulo y con pelos que horrible
    no quiero nada con esos bichos

  3. Mariel Ulloa on abril 14, 2012 7:28 pm

    hahaha si duele pero rico, saber que alojas un ser tan diminuto

  4. melissa on abril 14, 2012 7:35 pm

    que barbara! yo no hubiese soportado 1 día sabiendo de la existencia de los huéspedes! =(

  5. rey aguilar on diciembre 1, 2012 9:40 am

    JAJJAJAJA brutall pirulo y sebas jajaj !!!!!!!!!

  6. Josué on febrero 9, 2013 10:49 pm

    Nombe… esos insectos no son ningún juego. A mi me salieron dos de un mismo orificio; es preocupante pero me llena de aliento saber que no son dañinos y que solos se van. En éste momento estaba lleno de desesperación y angustia al saber que todavía tengo algunos dentro de mi pero ya no me voy a preocupar y se lo voy a dejar todo a Dios. Solo quiero saber… ¿Estos gusanos ponen huevos dentro de nuestra piel cuándo están adentro?

Deja tu Comentario


Fatal error: Call to undefined function boposts_show() in /home/enlodados/enlodados.com/wp-content/themes/enlodados/single.php on line 58