ENLODADOS

Hiking Trails and Trips in Panama

Water and apple cider vinegar in the ratio three to one will be necessary for it.dapoxetine priligy singaporeOften competently picked up nonconventional means can replace medicines with success.means, first of all, high-quality diagnostics and studying of the possible reasons of emergence of this disease.cialis dapoxetine onlinePhysical therapy at cough The physical therapy can be applied as in total with drug treatment, accelerating recovery, and is independent.Treatment of an askaridoz.priligy dailyAction time - 20 minutes.

Escrito de Luisita Aguilera P.

En tiempos muy lejanos, en un lugar perdido en las montañas de Coclé, vivió una muchacha a quien tanto le gustaba fumar, que le llamaban “la Pavita”. Sus padres habían tratado por todos los medios de quitarle la costumbre, pero ya Paula, que tal era el nombre de la moza, estaba completamente enviciada, y nada consiguieron. Al fin, cansada la familia de regañarla y castigarla, la amenazaron con la muerte si la veían fumando.

Por primera vez, Paula asustó de veras, y no se atrevió a fumar por algunos días. Mas su cuerpo entero sentía las ansias del tabaco. No sabía cómo hacer para encontrar lo que deseaba. Al fin se le ocurrió recoger todas las pavitas que los demás votaban, guardarlas, y fumárselas cuando nadie la viera. Para evitar ser descubierta por la gente de la casa, decidió esconderlas en la cocina debajo de unas piedras que había detrás del fogón.

Fogata

Todas las noches, cuando las espesas sombras envolvían la tierra, sigilosamente se iba Paula a la desierta cocinita, levantaba las piedras y se ponía a fumar sus pavitas. Así siguió mucho tiempo fumando a escondidas las colillas que encontraba durante el día, hasta que fue sorprendida por su padre.

La indignación y la cólera que este hecho causó al hombre fueron tan violentas, que sin pensarlo dos veces, tomó un palo y a garrotazos la mató.

Desde ese instante el espíritu de Paula comenzó a vagar por todos los montes, por los campos, por todos los potreros, asustando a los animales y a la gente. En la noche que recuerda sus pavitas, entona un canto, una especie de zumbido molesto y persistente. Entonces no es posible levantar ninguna piedra que se encuentre cerca del fogón.

Paula cree que van a cogerle sus pavitas y mata al imprudente. Y los campesinos que lo saben, se quedan quietos en sus sitios sin atreverse siquiera a encender sus pipas con los tizones del fogón cuando sienten la proximidad de la Pavita.

One Comment

  1. Guillermo González on Julio 20, 2016 8:42 am

    Considero que es la mejor página que he visto sobre conocer bien nuestro querido país. Me gusta mucho lo que es acampar y recorrer, y aunque no tenga la oportunidad de hacerlo mucho, con las fotos que muestran me hace sentir que hago los recorridos.

    Los felicito y sigan así. Muchas bendiciones y saludos.

Deja tu Comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

You might also like

Los nietos del Sol Escrito de Luisita Aguilera P. En las tierras feraces y montuosas del Darién, Famosas por sus ricas...
Frío en las alturas. Las llanuras, la costa y el mar son las zonas más bajas de la Tierra y por lo general allí el clima...
Zaratí Escrito de Luisita Aguilera P. Chigoré, el guapo y bizarro hijo de Turega, señor cuyo caserío se...
Isla Colón, Bocas del Toro A las 8:00p.m. Arrancó el bus desde la Terminal de Albrook hacia Bocas del Toro, 10 horas de viaje...