ENLODADOS

Hiking Trails and Trips in Panama

during migration of a large number of larvae, the phenomena from respiratory organs can be observed: dry cough, bronchitis.priligy (dapoxetine) 30mgAdvantages of methods of traditional medicine is their availability, naturalness, and, the most important, interest in preparation of medicine.It is necessary to chew or get to the core of these candies long in a mouth.where to buy dapoxetine online2.However the most important point of treatment of prostatitis in house conditions is the constant control of the attending physician and approval of all applied methods by it.dapoxetine price in delhiPiperazin adipinat is not hygroscopic and more convenient for application as it can be given in powder and in tablets.

Partimos de la ciudad de Panamá a eso de las 2 de la tarde, la marcha fue directo a Penonomé donde nos abastecimos de lo último necesario; en el Copé nos esperaba el gran Macedonio, guía local del Parque Nacional General de División Omar Torrijos Herrera.

Luego de esperar los todo terreno en medio de una tertulia torrijista, abordamos los autos y nos fuimos rumbo a la montaña. Ya caía la noche y los locales me decían que iban cuatro días de lluvia pertinaz.

En el camino, con un fondo de Ulpiano Vergara, le comentaba tantas cosas al conductor “Fulo” en medio de mi emoción, que bajó el volumen y empezó a hablarme de su preocupación por la deforestación, en base a que la quema “de maldad” que hacen algunas personas al área de los pinos. Ya oscurecía casi por completo y en medio de la calle de piedras, saltaban conejos muletos (Sylvilagus brasiliensis) y aves motmot (Momotus momota) se escondían en sus refugios.

Llegamos a nuestro lugar de camping: una acogedora casa en medio del poblado de Santa Marta, que forma parte de El Copé, en el Harino, corregimiento del distrito de La Pintada en la provincia de Coclé.

Procedimos a armar el campamento y a encender las parrillas, que al final resultaron ser tres, de las cuales todos comimos. Al mirar al cielo, el firmamento estaba estrellado, agradecí ampliamente pues con esto, las probabilidades de lluvia al día siguiente eran pocas, y así lo fue.

Iniciamos la marcha a las 6:30am, teníamos una idea breve de lo que nos esperaba, 14km y medio de camino difícil, dividido entre Cerro Escobal y Cerro Marta.

Bajamos al río Tigrero, lo atravesamos e iniciamos el camino hacia Cerro Escobal con rumbo al mirador, ahí nos topamos todos pues algunos se adelantaron, mientras Macedonio venía con el resto del grupo. A mi me salió “El Francisco”; el más de un año sin caminar como Dios manda, ¡Vaya loma!

Bajamos Escobal y caminamos por un bosque de galería en los alrededores de un potrero que culmina en un valle desde el que se veían claramente los cerros Marta y Juan Julio. En el potrero había un árbol de guaba, la Naturaleza siempre provee. 

Me la pasé conversando todo el camino con Macedonio, me contó algunas de las versiones de lo que sucedió ese 31 de julio de 1981. Las siete personas a bordo, entre ellos el general Omar Torrijos Herrera, quien dirigió la dictadura militar del Panamá entre 1968 a 1981, fallecieron en el lugar.


Algunos cuentan que la avioneta dio varias vueltas en los alrededores hasta que finalmente se estrelló contra la nube de hueso en el borde del Cerro Marta; otros dicen que la primera explosión se escuchó cuando la avioneta sobrevolaba el área y no en el cerro. Además se dice que se trató de una operación contra Torrijos denominada “Halcón en Vuelo”, que incluyó la colocación de un aparato explosivo en una caja de sodas. 

El tiempo no era bueno, pero era un viaje sencillo de apenas de 15 minutos, que el avión recorrería en constante comunicación con la torre de control. Unos 12 minutos después de la partida, el capitán comunicó el éxito del viaje. Esa fue la última comunicación. Cerro Marta tiene una altitud de 1046 metros  y el avión cayó a 944 metros.

Los residentes de Coclesito, más adelante reportaría haber escuchado, entre las 11:50 a.m. y las 12:05 p.m., dos estallidos provenientes de la cordillera.

Investigando constaté que el piloto del FAP 205 habría intentado cruzar un cañón entre el Cerro Juan Julio y el Cerro Marta, cuando los problemas meteorológicos le hicieron perder la visibilidad. Así, el ala izquierda del avión habría pegado contra un árbol, haciendo que la nave girara hacia el lado, impactando en la ladera, en la parte más alta de un cerro que medía 1046 metros. Por eso la nave no había quedado regada por la montaña.

La avioneta la encontraron los llamados “Macho’e Monte”quienes a pesar de haber caminado todo el día, no se detuvieron. De acuerdo con la información de los campesinos, estudiaron las dos variantes: escalar el cerro Juan Julio, el más alto, o el cerro Marta. Así que, por los indicios dados por los campesinos, se inclinaron por el cerro Marta.

Empezaron la ascensión alrededor de las siete de la noche. Como se dice en Panamá, escalaron en cuatro patas, es decir, a gatas, utilizando los pies y las manos durante casi cuatro horas, hasta que llegaron a la cumbre del Cerro. Llegaron a la cima alrededor de las 10 y 45 de la noche de ese día sábado.

Es más, hay varias versiones o teorías de conspiración, en las cuales hablan hasta de un posible asesinato, como relató el escritor John Perkins en su libro ¨Confesiones de un sicario económico¨, que decía, que el General OTH, habría sufrido este trágico accidente por parte de la agencia de Inteligencia Norteamericana (CIA) quienes se oponían a las negociaciones entre Torrijos y un grupo de empresarios japoneses liderados por Shigeo Nagado que proponían la construcción de un canal a nivel por Panamá. El libro presenta una historia bastante creíble, respaldada por las creencias de cómo se tejen las intrigas en lo más profundo de las agencias de seguridad de las potencias del mundo y permaneció durante siete semanas consecutivas en la lista del Best- Sellers del New York Times.

Ya por aquí Macedonio me decía que faltaban dos horas de camino, sobre escaleras y eso me sonaba escalofriante pues odio las escaleras, imagínense dos horas en subida. Y en base a esto, uno de nuestros amigos se deshidrató y fue necesario ayudarlo con equipaje y suero rehidratante. Más adelante, una de las chicas sintió malestar en una de sus rodillas por lo que fue necesario ayudarla. Una quebrada invitaba a beber de sus aguas y así lo hicimos, dulce y fresca agua de la montaña!

Pero todo el cansancio se nos olvidó cuando finalmente llegamos a los restos de la avioneta De Havilland Canada DHC-6 Twin Otter de la Fuerza Aérea de Panamá, con el código de identidad FAP-205; dicen que era la favorita de Torrijos pues era capaz de aterrizar casi en cualquier lugar.

Un frío me recorrió el cuerpo y traté de controlarme ante la mirada de mis compañeros. Estar frente a esa avioneta me traía sentimientos encontrados pues a pesar de no haber vivido la época torrijista, mi infancia se vio marcada por historias acerca de él contadas por mi madre y mi padre, con mucho entusiasmo y añoranza.

Luego de ver la avioneta subimos a la cima y ahí estábamos a 1046 msnm, con vistas de las montañas adyacentes Cerro Juan Julio, Cerro Buenos Aires, a lo lejos Cerro Orarí, Cerro Guacamaya, entre otros. A pesar de haber sido un día claro, no vimos el Mar Caribe.

Celebramos la llegada a la cima, pues todos lo logramos y nos sentimos felices por ello. Allá, compartimos merienda y disfrutamos de la vista y el paisaje despejado.

De regreso me pegué a nuestro guía local Samuel y él me habló de la zamia que hay en el cerro, la cual es la única zamia epifita en el mundo (crece sobre árboles) y sus hojas asemejan a la de una palma. Es una sobreviviente de la Era Mesozoica, es decir, desde hace unos 200 millones de años, por este motivo se les llama fósiles vivientes. También vimos un trogón (Trogon massena), ranas (Dendrobates auratus), (Silverstoneia flotator), entre otras especies. Me contó del tiempo en que se veía la Rana Dorada (Atelopus zeteki) y que la última vez que la vieron por esos lados fue en el 2010.

El camino de regreso a pesar de ser casi todo en descenso, fue fuerte para algunos de los compañeros que se resintieron las rodillas, a mi en lo personal me va mejor en bajada, pero en el cerro Escobal hay una parte de rocas sueltas, sol trepidante que pega de forma vertical sobre la cabeza, que destapada puede terminar con un golpe de calor. Una de las chicas se le safo la rodilla dos veces por lo cual fue necesario ayudarla a seguir, animarla a avanzar y uno de los chicos, hasta se ofreció a llevarla a cuesta un rato.

Subir Marta no es fácil y es necesario hacerlo con mucho líquido y un buen desayuno a base de proteínas. El que lo hace debe tener excelentes condiciones físicas o al menos, experiencia en senderismo para que sea una buena experiencia y no una de terror. El señor Macedonio nos contó de personas que no han tenido la misma suerte y han salido a las 11pm del sendero por las crecidas de los ríos Marta y Tigrero, por tal, recomiendo ampliamente hacer este sendero bajo condiciones naturales favorables.

A pesar de todo, hicimos el tiempo estipulado y en horas de la tarde llegamos al chorro el Tigrero donde disfrutamos de tan hermosa caída de agua, que nos quitó el cansancio y nos devolvió las fuerzas para terminar el último kilómetro y medio en subida que faltaba.

Un sopa de pollo nos esperó al final de la jornada, revitalizando por completo nuestro espíritu y estómago. Salimos de día hacia El Copé en donde nos encontraríamos con nuestro transporte privado hacia la ciudad de Panamá.

La experiencia de haber subido Marta fue sublime, para mi, haber tocado el punto donde murió tan amado hombre, líder de nuestra patria aún me pone los pelos de punta, una experiencia para contar a mi familia y un sendero que espero poder hacer algún día con mi hijo.

Entrando al Parque Nacional G. D. O. T. H.

Todos en la cima.

Agradecemos a cada uno de los participantes, por su ánimo positivo y entusiasmo marcado. A nuestros excelentes guías locales los cuales pueden contactar al 6549-7321, son ellos los que conocen el área a la perfección, donde se encuentra cada planta, y hasta donde duerme el jaguar.

Fotos Cerro Marta

Fotos Chorro Tigrero

¡No cabe duda de que fue una experiencia para toda la vida!

 

Deja tu Comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

You might also like

Trip Enlodados: Camping en la Laguna de San Carlos/ Ascenso al Cerro Picacho con estudiantes de la Universidad de Panamá. Hace poco estuvimos haciendo camping en la Laguna de San Carlos con los estudiantes de la escuela de...
Ascenso: Cerro Marta, P. N. G. D. Omar Torrijos Herrera, El Copé de La Pintada Camping y Ascenso al Cerro Marta, Parque Nacional Omar Torrijos, El Copé 22 de abril - al 23 de...
¡Los Chorros del Valle de Antón! Estando en el Valle, decidimos ir a conocer los chorros o cascadas más representativos. Por costumbre,...
Parque Nacional Omar Torrijos Herrera G.D., El Copé, Coclé Hace poco nos dimos una vuelta por el Parque Nacional General de División Omar Torrijos Herrera (PNGDOTH)...