Enlodados.com

Hiking Trails and Trips in Panama

El día no pudo ser más perfecto, Madre Tierra estuvo con nosotros en todo momento pues la mañana estuvo despejada y hasta pudimos apreciar los cerros circundantes como Marta y Juan Julio, que forman parte del Parque Nacional General de División Omar Torrijos Herrera, creado en 1986 para proteger en aquel tiempo 6 mil hectáreas, que luego serían 25 mil.

Esta vez nos acompañaron varias personas nuevas realizando actividades de senderismo y nos sorprendieron al afrontar con éxito la hazaña de llegar al Tigrero y regresar. Una de las consignas de Enlodados es: todos llegaremos. Aquí no se trata de competencia ni de quien tiene más condiciones físicas que el otro, se trata de disfrutar al máximo cada paraje del camino y aprender del entorno y por supuesto: la recompensa.

En el camino descubrimos que el suelo del “túnel” estaba frío, característica de un suelo mineral aluvial (posiblemente alfisol) y al mirar hacia arriba notamos estar en un bosque primario adornado con fósiles vivientes como los legendarios helechos arbóreos, afinando el oído logramos escuchar aves saltarinas llamadas manakin (Chiroxiphia lanceolata).

La cascada nos recibió como de costumbre, una cachetada visual. Siempre una expectativa que es superada por la realidad y nos encanta, nos fascina ver el rostro de nuestros amigos cuando llegamos a un sitio como tal.

Sus aguas color turquesa nos daban la bienvenida, así como las mariposas morfo que  en combinación, revoloteaban en el paraje y las ranas (Rhaebo haematiticus) comunes en El Copé, saltando aquí y allá.

Una cascada de ensueño para nosotros solos; puede sonar egoísta pero es que… ¿qué tiene de gracia ir a un lugar lleno de gente? y de paso, lleno de basura.

Nos fuimos hasta debajo del chorro, a disfrutar de los masajes naturales y a bucear en la gran poza de aguas transparentes. Evalyn y Lucía se agarraron de la roca, que con espacios estratégicos permitía el agarre para disfrutar del chorro.

Pero la cerecita del pastel fue la cascada de arriba. Íbamos subiendo por un barranco pronunciado, Ana iba delante mío y la escuché gritar un “wow” y pa’ mis adentros dije “carajo”, eso debe estar hermoso. Segundos después me encontré frente a semejante belleza.

La cascada, escalonada; no muy alta y tampoco posee mucha profundidad pero lo impresionante es la perfección de la formación rocosa de basalto. Y en su suelo, andesita. Por lo tanto nos encontramos ante una formación volcánica de quien sabe hace cuantos años, acentuada por la erosión; Mauricio se acostó en uno de los asientos naturales, mientras Amilkar meditaba en otro asiento, y así estuvimos largo rato contemplando su belleza.

Al bajar topamos con el gran Macedonio, épico guía local de las áreas del parque, el mejor de todos. Venía bajando de Cerro Marta sin una gota de sudor, como siempre.

Nos despedimos de El Tigrero y ya nos esperaba Lucero, el caballo que sería la compañía del regreso.

Al salir de la loma, nos esperaba un delicioso sancocho de las amables manos de la Sra. Marisol, quien junto a Samuel siempre nos recibe con su sonrisa amplia, una familia más en la sierra coclesana.

Casi sentándonos y cayendo el temporal de lluvia que combinada con el olor a fogón y la montaña en frente, convierte todo en un encanto. Cantamos el cumple de nuestra querida Ana, tomamos el café de la tarde o “el tintico” como le diría Dora y nos despedimos de Marta, ese hermoso lugar repleto de naranjas, allá arriba metido en la montaña…

Una dicha para nosotros mostrarles los rincones de esta patria, que es mucho más que noviembre. Patria, son tantas cosas bellas por caminar, por descubrir, por proteger y cuidar.

Muchas gracias a Ana, Hamza y Manuel por las fotos.

2 Comments

  1. Sonia Chirú on noviembre 8, 2017 10:23 am

    Saludos! ¿Cuándo tiempo de caminata? ¿Qué distancia? ¿Qué desnivel? Cada vez que te leo me da tanta envidia esos paseos que los privilegiados pueden hacer. Me voy haciendo mayor… y me da la impresión, viendo las fotos, que quizás sea demasiado tarde. 🙁 Saludos!

  2. Enlodados.com on noviembre 8, 2017 3:52 pm

    Para nada Sonia!
    Caminamos de ida quizás 20 minutos en descenso y de regreso el doble en ascenso, a buen paso, calmados. Es bastante cercano aunque el nivel de dificultad depende de cada quien, siempre utilizamos un amigo caballo para cualquier situación. Saludos cordiales!

Deja tu Comentario


Fatal error: Call to undefined function boposts_show() in /home/enlodados/enlodados.com/wp-content/themes/enlodados/single.php on line 58