Enlodados.com

Hiking Trails and Trips in Panama

Por Rey Aguilar
Estudiante de Artes Visuales.

Voy a exponer mi punto de vista tanto arquitectónico como artístico del Bio Museo, diseñado por el arquitecto Frank Gehry

Arquitecturalmente el edificio está hecho de una manera funcional empezando desde una planta superior en la cual encuentras la taquilla y un café, en el cual puedes relajar la vista con la parte Pacífica del Canal de Panamá  a la altura del Puente de las Américas, dicho sea de paso para mi parecer excelente punto para mostrar el por qué de este museo el cual trata de explicar mediante las eras geológicas la formación de la patria que nos vio nacer.

El principio del viaje a tal museo lleno de interactividad y de figuras artísticas llenas de detalle y ricas en historia comienza con un pasillo en forma de rampa descendente en la cual nos observa un ocelote en la parte superior izquierda y casi oculto pero no desapercibido por mi estimada profesora, dándonos el anuncio de lo que nos viene; un mar de información que solo es percibida por el observador curioso de lo que ocurre a su alrededor.

Tras una breve introducción (por la falta de tiempo) en la cual nos brindan una idea general de cómo está distribuida la fauna y flora de panamá nos hacen pasar a un espacio oscuro, el cual está destinado a un collage envolvente de sonido, luces y experiencias tanto sobre, debajo como alrededor de nosotros.

Tras ponernos cómodos todo da inicio: una sinfonía hermosa de agua, viento, lluvia, mar y selva acompañada respectivamente de su fauna que nos hace sentir la presencia de la madre tierra entre nosotros; esta introducción prepara al espectador para lo que le avecina , pero como todo buen teatro bien orquestado las emociones deben bajar para dar cabida a la información, el siguiente espacio se reserva a la parte geológica del edificio con alma (cómo lo acabo de  nombrar ) el cual está destinado a causar emociones y sentimientos del que lo visita ya sea por primera o segunda y quien sabe tercera o vez ( como es en mi caso y nunca termino de asombrarme con las bellezas del mismo ) a estas alturas ya empiezas a ver más que un museo un Disneyland, en el cual a cada paso te encuentras con la historia de cómo se creó el estrecho paso de dos pedazos de tierra divididos por mar y el juego interminable de placas tectónicas, magma y fuerza pujante del globo terráqueo.

 Seguimos bajando pero ya con una inclinación casi imperceptible por el visitante, y entramos a un recinto lleno de figuras grises, de gran tamaño y de pequeñas proporciones, pero con esto no deseo desmeritar la fineza de los detalles, sino más bien aumentar el mérito del artista que moldeo cada animal tanto en tamaño como en generalidades del mismo haciéndolo fidedigno a una era geológica pasada y presente de nuestro terruño.

Sin darnos cuenta salimos a la parte inferior del museo, una sección expuesta al aire libre pero no de las inclemencias del tiempo , sino más bien sin paredes pero protegidas de todo factor externo haciendo pensar que estas adentro estando afuera, causando una sensación de total relajación, pero cuando te percatas cada columna que sostiene la edificación cuenta con valiosa información histórica de la época colonial tanto artística al ver los mapas de la época, como al ver antiguas fotos de la construcción del Canal de Panamá. 

Definitivamente el edificio fue creado para que el visitante no pierda tiempo  pensando en las dificultades de tener que caminar o caer en el aburrimiento pues la inercia hace que el esfuerzo sea mínimo y por consiguiente agradable para el observador, cayendo nuevamente en lo funcional del diseño arquitectónico.

Dando paso a la lógica la siguiente sección está bajo el mar, mostrando primeramente la parte Pacífica de nuestros mares representado por dos peceras, una de un tamaño modesto que nos muestra el manglar y cómo los peces viven en él y luego una descomunal (la segunda más grande de la región) mostrando a los peces del Pacífico, para luego mostrar la pecera más grande de Centroamérica, la del Mar Caribe, con infinidad de peces hermosos. 

Subimos una escalera y a la izquierda una pequeña pecera con un pez muerto y basura nos recuerda que el ser humano no ve más allá de sus narices, todo esto para recalcar las bellezas que destruimos cada vez que arrojamos basura a la calle y ésta da al mar.

Ahora estamos en el corazón de una de las plantas que dan más vida y alimento en la selva que ninguna, ¡¡¡el higuerón!!!!  Nos muestran cómo interactúa la planta con un insecto el cual proporciona de alimento a toda la selva y el por qué de la importancia de este árbol parásito, recordándonos que no todo lo malo es malo, más bien de que todo tiene su espacio en esta tierra. 

Llegamos a una parte súper interactiva en la cual solo sigues los puntos y te muestra información de país, las costumbres e historia. 

En este punto estamos por concluir pero no antes de visitar la tienda de suvenires, en la cual introducimos una moneda de un dólar y una de cinco centavos. Todo esto causó expectativa entre los compañeros y en mí mismo para ver lo que ocurría, pronto me di cuenta que debes hacer la fuerza mecánica tú mismo y que el resultado es un dije que dice impreso en la aplanada moneda de a ¨real¨ la palabra PANAMÁ, dando esto un final muy dulce a toda la experiencia.

Como conclusión puedo afirmar que la obra arquitectónica fue emplazada, creada y diseñada de una manera minuciosa y que cada obra fue producto del esfuerzo y dedicación de profesionales tanto de la biología como de grandes artistas para que el visitante se vea sumergido en la historia de Panamá, logrando ésta su objetivo total.

Deja tu Comentario