Enlodados.com

Hiking Trails and Trips in Panama

Definitivamente, la delincuencia ha sobrepasado los límites.
Luego de mucho pensar en el turismo local y en cómo la delincuencia puede afectarle, he decidido escribir ya que no somos los únicos que han vivido ésta situación en éste sitio, y nos parece irresponsable el NO advertir a visitantes.

Nos fuimos a conocer la famosa «Cascada Nativa», que estuvo muy concurrida en el año 2019 y podría apostar que quien anda sendereando ya le conoce.
Nosotros no, pues nos desagrada un poco estar con demasiada gente en el mismo lugar, tampoco somos asiduos a spots populares.

Bueno, llegamos a la casa del señor Medina, quien gestiona una de las entradas a la cascada Nativa, por un costo de 3$. Luego de pagar, un joven de la familia nos mostró el camino hasta el potrero y nosotros seguimos el mismo, la verdad es que no tiene perdedero.

Al llegar a la cascada vimos pasar cuatro chicos camaroneros, que al saludar bajaron la cara y se mostraron incómodos, e ignoraron nuestros saludos.
Al rato y luego de que Rey recorriera los alrededores, vimos bajar de la parte alta de la cascada a dos amigos conocidos a quienes saludamos y conversamos.

Al rato decidimos subir todos juntos a la cascada La Verrugosa; uno de nuestros acompañantes dejó sus pertenencias entre el follaje. No había nadie más en el sitio así que no le prestó mayor atención, pero al parecer evidentemente desde algún lado del monte nos observaban.

El caso es que al bajar de la cascada Verrugosa, estaban todas las pertenencias del chico tiradas, y se habían llevado el dinero, dejaron los documentos personales tirados, así como las monedas, incluso los «martinellis», sólo habían tomado los dólares y habían desaparecido.

Rey corrió por el sendero en busca de los fascinerosos pero no los halló, tampoco estaban cerca de las calles, que recorriomos por buen rato. Por fuentes locales supimos que los 4 camaroneros se dedican a esto, viven en la rivera del otro lado del río donde está Cascada Nativa en un lugar llamado Tosanto y son el azote de Manglarito, con varias denuncias interpuestas en la policía, que al hallarse sin pruebas, no los pueden apresar. Son lo que los locales denominan «maleantes de monte» y «jamás los van a agarrar».

Una lástima que esto suceda, por esta razón no recomendamos visitar este lugar, así como ejecutaron el hurto, pueden emboscar en el sendero, lo cual puede ser Peor o Letal.

No es un secreto que la mayoría de senderistas andan con cámaras costosas, dinero y artículos varios de valor.

Recomendamos EXIGIR a quienes cobran la entrada, que les acompañen en la travesía, por pequeña que sea. Nuestra intención es informar, aunque por un momento preferimos no escribir por no afectar la economía de quienes trabajan en el lugar pero, ya no es un caso, son varios, y la policía lo sabe.

Es una lástima que, siendo un lugar tan hermoso, ésta vez no escribirles a ustedes, queridos lectores, sobre la biodiversidad animal o vegetal del lugar y de su espíritu natural o su valor humano.

También recomendamos adquirir artículos como gas pimienta o taser pistola eléctrica que pueden ser de ayuda en estos casos, que nadie prevee pero que sí suceden.

3 Comments

  1. Rey aguilar on febrero 14, 2020 5:54 pm

    Es una responsabilidad comunicar ya que las personas del lugar saben de esta situacion y no comunicaron y asi como paso esa vez puede ocurrir nuevamente , aplaudo esta iniciativa !!!!!

  2. Ed on febrero 14, 2020 10:01 pm

    No solo pistola electrica y gas pimienta, también que cada miembro del grupo lleve su machete senderista y cuchillo bushcraft en la cintura a ver cuál pendejo ladrón de potrero va a querer acercarse al grupo. La otra vez también le hurtaron en el carro a otro muchacho Youtuber de Panamá, le reventaron el vidrio del mientras estaban en Cascada Las Lajas de Coronado. Que mal!!!

  3. Cristian on febrero 15, 2020 1:14 pm

    Tuve una experiencia similar en Los Chorros de Ola, dejé mi maletin a escasos 4 o 5 metros de distancia para fotografiar el chorro y me lo robaron. Único sospechoso, un joven adolescente de alrededor de 13 años que al parecer del apuro del hurto dejó su jeans y chancletas al huir. Se reportó a la policía y a la comunidad pero es una lástima que de esta forma uno termine disuadido de gozar de estos bellos lugares.

Deja tu Comentario