Enlodados.com

Hiking Trails and Trips in Panama

Nadie podría pensar que un día normal de playa con sol precioso se puede tornar gris a causa de un animal venenoso.

Sí, y las circunstancias de lo sucedido no fueron las mejores para la víctima porque sin duda, el dolor no se lo quitaba nadie. Pero agradecemos que esas mismas circunstancias nos escogieron a nosotros para ser quienes le dieran asistencia.

Una clienta iba saliendo ya de la playa. La mitad del grupo se encontraba practicando snorkel y el resto estaba en la orilla disfrutando de la calidez del Caribe. Al parecer la joven decidió salir del agua y en eso, pisó algo que de inmediato le produjo un intenso dolor que con los minutos se intensificó.

De ese grupo me llamaron pues me encontraba adentro con los que hacían snorkel por el arrecife y fui a ver qué sucedía. Cuando vi su pie, pensé que había sido un erizo de mar, sin embargo no se veían espinas, pero denotaba tres incisiones o punzadas en el talón. Tampoco suponía ser una raya pues con anterioridad habíamos visto ya esto. Sin duda, sería un erizo que entró y salió, por lo tanto suponimos que el dolor pasaría en poco tiempo.

De inmediato apliqué cetirizina y al ver que el dolor no cedía, también Ibuprofeno. Establecimos una hamaca y Rey cargó a nuestra clienta hasta ahí donde estuvo tranquila y donde el dolor por momentos bajaba y luego intensificaba. Esto sucedió a eso de las 2pm y nuestra lancha debía buscarnos a las 3pm. Por lo que decidimos mantener la calma y esperar. Los síntomas se encontraban controlados, el dolor seguía en el mismo sitio, denotaba que todo era sintomático pues No hubo desmayo, vómito, subida de presión ni mareos.

Una de las personas que administran la entrada en la playa nos dijo sin duda que eso había sido un «rascasio» y que debíamos encontrar al pez y matarlo, de lo contrario el dolor seguiría y que cada vez que el mismo se movía en el agua, a ella le dolería más. Claro, eso nos pareció sumamente raro y exótico, pero no pusimos en tela de duda su opinión.

A las 3pm en punto subimos a la lancha y el lanchero nos dijo lo mismo, también las personas que viven en el pueblo más cercano, donde desembarcaríamos. Cabe destacar que en el pueblo de José Pobre nos ofrecieron ayuda con medicina tradicional. Constaba de un menjunje de hojas y líquido con color de té negro. Nos comentaron que es una mezcla de cortezas de árbol que utilizan en casos de accidentes con animales del mar, serpientes y alacranes. También nos ayudaron calentando agua para que la chica metiera el pie, ésto ayudó a que el dolor calmara por un buen rato, pero debíamos subir a nuestro transporte de regreso.

Inmediatamente llegamos a Portobelo, llevamos a la chica al centro de salud de Portobelo, donde nos comentaron que ese tipo de accidentes es muy común en el área Oeste de la Costa Arriba y que para el área Este se veían más los accidentes con el Pez León.

Noté a la enfermera y doctora bastante tranquilas con la situación, aunque sorprendidas por la asistencia que habíamos dado, pues dieron énfasis en la utilización de la cetirizina, que ayuda en el tratamiento de alergias pues nunca se sabe si la persona accidentada es alérgica a la toxina que posee el animal.

Al preguntar a nuestra clienta la intensidad del dolor, indicó que de 1 a 10, el dolor era 10 y definitivamente era verdad pues ya se le salían las lágrimas. Procedieron a inyectar para tratar el dolor y al pasar 15 minutos ya la chica se sentía mejor. Además aplicaron vacuna de tétano y dieron receta para inyectarse al día siguiente así como una incapacidad.

Recuerdo que la doctora dijo «ese pez vieras qué feo es y mira todo lo que produce, por suerte no es muy grave».

Quiero destacar que esto fue un domingo, en un área apartada del país; la atención en el Centro de Salud de Portobelo fue espléndida, nos trataron excelente en todo momento.

Llamé a nuestra cocinera, la Sra. Albina del Restaurante Los Rizos en Guanche, le conté lo sucedido y solicité que nos calentara agua. Al llegar al sitio, pudimos degustar una deliciosa comida caribeña y nuestra clienta metió su pie en agua caliente, lo más caliente posible en estos casos, ya que la toxina del rascasio se inactiva por calor, es termolábil. A este punto el dolor casi había desaparecido y podía apoyar el pie.

Bien, el Rascasio cuyo nombre científico es Scorpaena isthmensis también se les conoce como peces escorpión. Los pinchazos se producen con los radios espinosos de la aleta dorsal que están asociadas a glándulas venenosas al igual que lo radios de las aletas pélvicas y anal pero no en las pectorales. También poseen espinas sobre los opérculos y las órbitas oculares.

El efecto es leve pero doloroso durante horas o días, fácil infección e inflamación.

Importante: se entierra en la arena, cerca del manglar o arrecife pues es ahí donde caza.

Recomendación: utilizar calzado para agua.

Más adelante haré una entrada sobre más animales marinos que producen accidentes en las playas de Panamá.

Venas Azules y Playa Blanca, Colón

Cacique, Colón

Emberá Drúa y Cascada Quebrada Bonita, Panamá

Cascadas Tigrero (3), Coclé

Cascadas La Gloria (3), Pmá Oeste

Cascadas Pozo Azul (4), Cerro La Vieja, Coclé

Cascadas Las Fuentes (3), Pmá Oeste

Selva Mágica, Salto de los Monos, extremo.

Debe reservar con anticipación.
Grupos de 4 personas
Grupos de 8 personas
Grupos de 10 personas

Todas nuestras giras incluyen:
Transporte terrestre o acuático
Visita y entradas a los sitios
Seguridad y primeros auxilios
Hidratación
Alimentación dependiendo del lugar.

Contacto Mariel Ulloa G. (507) 6592-9153
info@enlodados.com
Consulte nuestra ficha técnica, precios e itinerarios.

A pocos kilómetros de la ciudad de Panamá encontramos una joya de la etnografía cultural panameña: las comunidades Emberá en el Río Chagres.

En esta ocasión fuimos a la más alejada de las comunidades del río, Emberá Drúa. Lo escogimos por la belleza que posee Alto Chagres, para nosotros mientras más lejos, mejor.

La rutina inicia abordando una piragua o cayuco, cada quien con sus respectivos salvavidas, indispensable en este tipo de viajes. Para casi todos nuestros viajeros, sería su primera vez en este tipo de transporte acuático, tan común para la etnia Emberá ya que su vida se desenvuelve en torno a los ríos, utilizan la piragua, canoa que construyen con madera de espavé, cedro, cedro espino, y pino amarillo.

Los Emberá del Chagres llevan muchos años dedicandose al turismo sostenible y han logrado posicionarse como un atractivo único para el turista al momento de visitar Panamá.

Las piraguas son piloteadas por un motorista y un indígena que va en la parte delantera indicando por donde tomar, midiendo profundidad y agilizando la piragua cuando se toman partes del río poco profundas.

Inmediatamente se aborda la piragua, empieza una aventura repleta de la más pura felicidad. Ellos, los indígenas, apenas se llega al puerto los puede divisar con su particular vestimenta, algunos utilizan falda de chaquiras y los más tradicionalistas utilizan taparabos.

Dentro de la piragua todos los viajeros tiene que opinar sobre la hazaña que es dirigir la misma. Cuerpos esbeltos, macizos y de color ocre dan paso a una habilidad aprendida de sus ancestros.

Cascada Quebrada Bonita

Al cabo de un rato, llegamos a un borde del río, donde luego de pasar un bosque primario de galería, llegamos a una cascada escalonada que llaman «Quebrada Bonita», perfecto sitio para darse un baño en media selva.

De regreso en la piragua, divisamos la playa que se forma a orillas del Río Chagres, el mismo que fue llamado el río de los Lagartos por Cristobal Colón en el año 1502, por la cantidad de cocodrilos que encontró.

Cuando veo sitios como éste lo único que quiero es meterme, así sea me lleve el río, pero toca trabajar complaciendo a quienes conocen este maravilloso lugar por primera vez.

Una vez abordamos nuevamente la piragua, subimos rumbo a la comunidad de Emberá Drúa donde nos reciben con cantos, sonrisas y manos gustozas de nuestra presencia.

Cuando se creó el Parque Nacional Chagres en 1985, ya los indígenas de la etnia Emberá tenían 10 años establecidos en el área de nombre «2:60» como se llamaba en los mapas del Canal de Panamá ; luego de la creación del parque debieron acoplarse a un nuevo estilo de vida impuesto por las normativas del país, dentro de las que se limitaba el uso de tierra agrícola para subsistencia más no para comercio. Iniciaron así un giro 360 dedicándose exclusivamente a la artesanía.

Sin duda, ahora entendemos por qué gran parte de la comunidad está dedicada a la venta de delicadas y ricas artesanías donde el turista al llegar siempre desea haber llevado más efectivo.

¿Cómo cambiar la forma de vida de una cultura en la que esto es normal, para la supervivencia? El turismo fue su respuesta.

Iniciaron este proyecto en el año 1996, de la mano de autoridades locales y dejandose guiar para el éxito. Actualmente siguen funcionando de la misma manera como iniciaron «Tranchichi» o grupo arriero en español.
Aquí las ganancias son para todos, desde el niño que toca el instrumento cuando llega el turista hasta las señoras que hacen el delicioso pescado con patacones.

Cuando preguntas a Mateo sobre la influencia del turismo en el lugar, te responde » Turismo ha sido una buena idea para nosotros. Tiene un impacto mínimo al ambiente, pero tiene la sostenibilidad a largo plazo. Más importante que todo, el turismo ha causado una revivencia en nuestra cultura y artes tradicionales. Somos orgullosos de quienes somos. Y somos orgullosos para compartir quienes somos con ustedes, nuestros visitantes. Son ustedes, nuestros turistas, que nos apoyan a vivir sosteniblemente esta vida especial. «

Luego de una interesante charla, bailes y comida, nos dimos un baño en aquel hermoso río cristalino con tonalidades verde aqua. No faltó quien se vistiera de Emberá, las chicas se ataviaron con parumas y chaquiras, así como coronas de flores.. o como yo, que aproveché para hacerme mi tatuaje de jagua.

En ésta ocasión avistamos cormoran neotropical (Phalacrocorax brasilianus), Garza tricolor (Egretta tricolor), de regreso vimos un Osprey (Pandion haliaetus) volando alto sobre el río, un clásico Caracara de cabeza amarilla(Milvago chimachima), una Jacana común (Jacana jacana), y en innumerables veces vimos Martín pescador (Megaceryle torquata) y (Chloroceryle amazona); uno disfruta hasta el último segundo viendo los grandes árboles de aquel bosque primario cuya responsabilidad de preservar cae en nuestros hombros y nuestras cabezas.

Siempre, ampliamente Feliz al ver a nuestros clientes serlo. Somos personas muy sensoriales y sabemos que a todos les fascinó. Alto Chagres siempre deja un buen sabor de boca y unas ganas inmensas de regresar y vivir una experiencia aún más profunda, quizás, chamánica.

Si usted desea conocer éste sitio nos puede contactar al whatsapp 6592-9153.

Ante todo, sí, tengo la página algo olvidada pero prometo ponerla al día. A veces la vida te obliga a cumplir tantas responsabilidades, que es necesario andar con un calendario para todo, físico y digital.

En el 2018 fui invitada a exponer en mi alma mater, la Universidad de Panamá, sobre el Turismo Rural y de qué manera puede darse a conocer, en el año de la Transformación Digital, propuesto por la Organización Mundial del Turismo OMT.

Importante recalcar la misión en nuestro país, donde cada día surgen nuevas ideas de turismo en áreas rurales que muchas veces no cuentan con luz, mucho menos internet y a veces, falta un poco de educación; es ahí donde entra Enlodados.com dando a conocer la existencia de estos sitios y capacitando a estas familias, que desean utilizar sus recursos de una forma sostenible y amigable con el medio ambiente, para salir de las situaciones de escasa economía que viven.

También hubieron exposiciones típicas y disertaciones por parte de colegas con mucha experiencia en el turismo.

Para mi, un placer siempre poder dar a conocer nuestro trabajo y feliz de poder ayudar a que el Turismo Rural sea posible.

Complacidos con los organizadores de dicho evento en la Facultad de Humanidades, para los estudiantes de Turismo Alternativo. Gracias por haber asistido y encantada con esos profesores que admiré tanto durante el tiempo que fui estudiante, y sabían de Enlodados Panamá y me animaban tanto a seguir con la lucha de ayudar a los pueblos a ver el turismo como una forma de salir de la escacez.

¡Orgullosamente egresada de la Universidad de Panamá!





Puedes seguirnos en:
Instagram: @EnlodadosPanamá
Facebook: Enlodados.com
Twitter: @enlodados

Se llamaba «El Arraijancito», y los recuerdos que quedan prefiero mantenerlos intactos, pues los inetereses de algunos seres humanos ha ido empañando lo que quedaba de él.

Y hablo como si fuese un ente, porque en él aprendí a amar los cuerpos de agua, en él entendí el poder de la Naturaleza y viví la magia en cada esquina.

Era una niñita cuando de mi pueblo salíamos en la parte trasera de los pickups a darnos un baño al Arraijancito, eso pasaba cada fin de semana. Algunas de las veces mi familia iba tan emocionada que cargaban una enorme paila, llebavan un saco de arroz y el río proveía las sardinas.

En aquel río conocí a los militares del ARMY que practicaban en los alrededores. Más no puedo olvidar aquel puente rodeado por helechos y musgos, por el cual solo pasaban los jeep de los gringos. Si acaso unos 2 en todo el rato que nos pasamos ahí.

De aguas claras, mis primos y yo aprendimos a nadar ahí. No faltó quien casi se ahogara por pendejadas de chiquillo, esas donde se acerca el lobo en broma hasta que cuando llega nadie hace caso.

Un día, el camión de abastos de mi tío se trabó en la loma, estuvimos largo rato esperando a ver si mi tío lograba sacarlo, pero fue imposible; y si no fuese por unos militares puertoriqueños que andaban cerca de ahí en un bunker, que halaron el camión con un jeep harto en lodo, hubiesemos tenido que regresar a pie.


Para mi ver a esa gente era cosa de otro mundo, yo quería ser como ellos, que aparecían por el río y los veíamos cuando ya estaban cerquita; y andar en el monte vestida militar cargando armas…

[More]

Nariño Aizpurúa nació en Volcán, Tierras Altas chiricanas. Lo conocí hace casi 10 años y apenas intercambiamos palabras, hicimos una gran amistad, al punto que cariñosamente le digo «papá». Vi con admiración el crecimiento de sus hijos, a los que crió al filo de la naturaleza, en el arte de la escalada y rápel. Actualmente lleva 360 ascensos al Volcán Barú y no conozco a nadie que lo haya subido más. Se caracteriza por su espíritu jovial y profesionalismo en el área de montañismo, senderismo, rápel y arborismo además de ser líder scout desde hace muchos años.

Suficientes requisitos para hacerle una entrevista y aprender más de él.

1. ¿Cuando fue la primera vez que subiste el Volcán Barú?

No tengo memoria realmente de cuando fue (fecha), sin embargo recuerdo la primera vez que subí con un turista, mis hermanos mayores no estaban allí para hacerlo, yo tenía 14 años y mi madre me dijo: «dale tú, si tu conoces el camino!» Me pase toda la noche «aprendiendo ingles»(risas) al día siguiente durante 5 horas solo repetía: «FOLLOW ME». En aquel «tour» gané 10 dólares, gasté más en lo que llevé de comida.

2. ¿Cuantas veces van?
Desde esa primera vez con turistas, llevo 360 veces registradas. Antes de eso no las conté.

La vez # 300


3. ¿Qué es lo que más amas del Volcán Barú?
Ser nada en medio de esas moles rocosas. El sentirte insignificante y comprender la magnitud del universo, donde el planeta tierra es solo un grano de arena. Todo eso me lleva a sentir una sensación de que soy parte de algo tan inmenso.

[More]

Contacto: 6592-9153 Mariel

Han pasado 8 años desde que se publicó el primer post en este website, pero para poder escribir en él, ya llevábamos varios caminando. Desde que adquirí la responsabilidad de ser constante con Enlodados, esto se convirtió en un culto. Agradezco a cada persona que lee nuestras entradas, que dejan sus comentarios, que utilizan la página como sitio de referencia para sus giras personales.

Para el aniversario #6 explicamos la razón por la cual no publicamos direcciones de sitios con cierto grado de dificultad y curiosamente, este año 2017, en el que el turismo interno se ha incrementado de manera acelerada, hemos podido ver cómo gran parte de los grupos se reservan también las direcciones y muchas veces hasta el nombre del atractivo.

Señores, amigos, queridos; desgraciadamente esto no es por puro gusto y nos alegra mucho que el sentimiento se haya compartido. Ya muchos sitios se han visto afectados por las visitas masivas de personas que dejan desperdicios no orgánicos además de la cantidad de gente perdida que reportan estamentos como Sinaproc.

Nosotros recomendamos ampliamente utilizar los grupos de senderismo capacitados y con experiencia para visitar sitios de acceso difícil pues es sumamente peligroso que lo hagan en solitario o en grupos pequeños, además de que así se aporta a la economía nacional.

Se han dado casos de personas con fracturas, golpes, accidente por inmersión por el simple hecho de no tomar las medidas de precaución y perder un ser querido es muy lamentable.

Algo que nos llena el corazón de regocijo es ver el interés de la ATP en darle atención al eco turismo y dejar YA de pensar que Panamá es solo compras, el Canal y el skyline de la Cinta Costera. Por Dios! Panamá tiene tanto que ofrecer! Y es sumamente lindo ver cómo el nacional se vuelca hacia parques nacionales, paga su aporte, camina un poco y descubre. También es hermoso ver cómo el nacional se interesa en conocer nuestras islas que antes sólo se conocían por fotos.

Eso sí, no puedo dejar de lado que como panameños, debemos mejorar. Los sitios no son colecciones, amigos queridos:

  • Cuando vaya a un pueblito metido en la sierra, salude.
  • Levante su brazo y diga: «Buenas». Sea amable.
  • Aporte a la economía del productor. Adquiera esa mandarina. De algo por esa naranja, no se la robe.
  • Pregunte antes si puede subir a ese árbol de guaba.
  • Pida permiso por el terreno al que debe pasar para llegar a esa cascada.
  • Busque un local que lo guíe.
  • Utilice transporte local.
  • Utilice hostales nacionales. Sitios de camping.
  • Páguele a la señora que vive cerca por cocinar.
  • Grupos: evalúen la pobreza del lugar, no es un secreto que mientras más metido vamos buscando una cascada, encontramos más pobreza. Busquemos la manera de ayudarlos.

Han sido 8 años de experiencias caminando ese Panamá que ni los gobernantes caminan, les aseguro que ustedes han visto más que honorables diputados. Y se han bañado en cascadas y ríos, que ni Martinelli ni Varela.

[More]

Cerro Cabra llama la atención de cualquier montañista panameño. Es ese que se ve cuando uno va saliendo del puente de las Américas hacia el Oeste.

No es muy alto, solo posee 512 msnm, pero se encuentra muy cerca del mar y se sube casi desde «la pata».

A pesar de ser un cerro poco técnico, tiene una parte de ascenso considerable y cansona. La paja canalera (Saccharum spontaneum) crea túneles que parecen interminables, y cuando la calor apremia, sientes picazón y más dolor en las heridas que provoca, pues corta.

[More]