Enlodados.com

Hiking Trails and Trips in Panama

Posts Tagged ‘ antón ’

¡Hasta que al fin conocí Antón! La tierra en la que son expertos haciendo todas esas golosinas que nos atragantamos cada vez que vamos al interior de la república.

Y fue en Carnavales, esa época en que medio Panamá está en jolgorio y el resto en las playas, sinceramente ni me acordé de la famosa fecha estando en este lugar tan tranquilo.

Nos fuimos en transporte público de la Terminal de Albrook a Antón y luego tomamos una “chiva” hacia Guabas Arriba.

El paisaje se tornó árido, el sol trepidaba, y la chiva levantaba el polvo de la carretera de tierra. Antón pertenece a lo que conocemos como el Arco Seco de Panamá y posee características de sabana tropical.

Dos de nuestros acompañantes de transporte comentaban sobre múltiples apariciones en Antón; hablaban de chivato, toros de ojos rojos, animales extraños, etc.

Una vez llegamos a una intersección del camino, nos bajamos, no sin antes recibir una advertencia del conductor de que en el chorro había una “serpiente gigantesca con cabeza de perro”. Seguimos caminando hasta llegar a la casa. Encontramos algo parecido a una lona y la extendimos en la yerba afuera de la casa, para recostarnos y relajarnos con la sueva brisa del lugar, proveniente de las montañas lejanas de Coclé.

Y así corrió la tarde, en un relajamiento total, casi durmiéndome con la brisa, y de pronto me caminaban encima unas graciosas arañitas de patas largas. La comida deliciosa que prepararon fue el elixir para la relajación.

Ya casi anocheciendo fuimos a visitar al tío Erasmo, a pocos metros de la casa. Nos recibió una vaca que jugaba con un perro en el patio cercado y dentro, en el patio de la casa, una ternera tomaba litros de leche, su comida de la tarde.

Conversamos hasta que oscureció por completo y nos fuimos a casa a ver las estrellas recostados en nuestra lona improvisada. Parece que de este lado de Coclé y por su poca precipitación, hace que la escasa nubosidad de paso a una observación de estrellas increíble. Imagínate un lugar cuyo cielo está absolutamente estrellado. Las nubes son una alfombra  bajo tus pies. Y la oscuridad es tal que en el horizonte solo se distingue la silueta de la luna, bueno… así es Guabas Arriba de Antón.

A la mañana siguiente fuimos a recorrer el lugar, vimos las cosechas, algunas casas de barro adornadas pintorescamente, trapiches para hacer raspadura. Arboles de caracucha, cuipo (Cavanillesia platanifolia), arbustos de saril (Hibiscus sabdariffa), muchas flores silvestres, etc.

Caminamos hasta el río La Estancia, que no posee niveles de contaminación y del que sobresalen formaciones de rocas muy interesantes; lo cruzamos y avanzamos por una ladera. Nos topamos con sembradíos de piña, a lo lejos las montañas de la cordillera saludaban. Seguimos al señor Anselmo, avanzando por senderos y en uno de ellos nos topamos con varias aves “Saltarín”(Chiroxiphia lanceolata).

De pronto estuvimos frente a un río calmado, desde el que bajaba un chorro de agua con fuerza. Se conoce como El Chorro Los Pintos, de aproximadamente 15 metros en su parte más alta. Lo primero que me vino a la cabeza fue aquel mito de la serpiente gigantesca y nos reíamos de aquello, pero un misterio nos rondaba.

Bajamos hasta quedar en frente del magnífico chorro en el que dicen, hay una roca que si te posas sobre ella, el agua te pasa por encima de la cabeza. Tiempo después de haber visitado este chorro, supe por otra persona de Antón, que hay una leyenda que dice que en el chorro hay una cueva en la que habita «el chivato». La verdad ahora esto me causa gracia pues es un lugar verdaderamente lindo y muy chévere para pasar un rato placentero.

En vez de regresar por donde vinimos, la decisión fue contraria y certera, regresamos por el río, corriente abajo, por sus laderas e introduciéndonos en él pues era necesario hacerlo. El río la Estancia es un afluente del río Antón, aquí la cordillera esta cerca de la costa por lo que los ríos son cortos y rápidos.

Nuestra parada fue en el río que anexa las tierras de la familia, allí disfrutamos de un placentero baño, en las pozas geniales que hacen las llamativas lajas.

De regreso a casa, repito, ¡la cena fue excelente! Cabe decir que, cercano a las casas es fácil ver aves como el pájaro carpintero lineado (Dryocopus lineatus) o la Urraca pechinegra (Cyanocorax affinis).

Aquella noche cumplimos con el ritual de ver las estrellas, no sin antes asegurarnos de tener algo con qué arroparnos porque la brisa y el frío eran intensos. Nos maravillamos al ver estrellas que caminaban por todo el cielo, enterándonos luego de que serían satélites o basura espacial.

Al día siguiente fui a conocer el río Las Guabas, más tranquilo y angosto, y es donde también está la toma de agua que distribuye el suministro a la comunidad, en las primeras horas del día y en la tarde.

Vale decir que en Guabas Arriba no hay luz eléctrica, pero tampoco hace mucha falta. Al entrar al río fuimos atacados por sardinitas que nos picaban las extremidades, así que para mayor gozo, caminamos de vuelta al río La Estancia.

Traje toda clase de golosinas antoneras y sobre todo las “cabangas” que nos regaló el tío Natividad. Quiero volver a buscar la serpiente gigante o con cabeza de perro, buscar hasta encontrar los babillos, probar si es verdad que las brujas te pierden en los caminos, etc.

Regresar a la ciudad fue melancólico, pero Antón está ahí, esperando que más gente le visite y se atrevan a recorrer sus tierras y ríos poco explorados.

Más fotos

“Para conocer la naturaleza, hay que empezar por respetarla”. Esta es la bienvenida al Serpentario Maravillas Tropicales, ubicado en El Valle de Antón.

El sitio funciona como centro de investigación, y abrió sus puerta al público hace 15 años, según relata su administrador y biólogo especializado en herpetología, Mario Urriola.

Su programa de rescate animal acoge a los ofidios que ya no pueden atender sus propietarios originales y a los que se encuentran desamparados fuera de su hábitat. Es un lugar sorprendente en el cual se puede aprender de manera interactiva con estos interesantes reptiles.

Los animales rescatados participan de los programas educativos, de conservación y de investigación del refugio, que no solo recibe serpientes, sino que también auxilia a otros animales, como cocodrilos, caimanes y perezosos.

Encontrar el lugar es fácil: al entrar al Valle de Antón hay que fijarse a la derecha de la calle y verás el letrero que indica la entrada hacia el serpentario (entrando por la primera estación de gasolina).

mapa-el-valle

El punto rojo es el serpentario

Costo: Al llegar, pasamos por un sendero adecuado con flores y plantas del bosque tropical y vimos la tiendita de cobro, allí pagamos 3$ cada uno para pasar. Dejamos que se retirara el grupo que atendían y con ansias esperamos nuestro turno.

2015-11-05 13.05.30

Herpetólogo Mario Urriola, propietario del serpentario Maravillas Tropicales. El serpentario ofrece tours para conocer los hábitos vitales de reptiles y también safaris fotográficos nocturnos, además de giras de observación de mamíferos, aves y mariposas.

Al entrar, nos atendió Mario y nos contó cómo inició este centro de rescate y de exhibición y conservación de especies, que a su vez funciona como refugio de reptiles que han sido abandonados luego de haber sido tomados como mascotas de compañía, algunas personas llegan al lugar y dejan la serpiente porque la misma creció demasiado y no contaban con ello, otras se encuentran con las serpientes dentro de sus casas e inteligentemente, en vez de matarlas, llaman al serpentario para que el experto vaya en su busca y le pueda atrapar.

De ahí en adelante se hace una revisión del animal y luego de las correspondientes investigaciones sobre la especie y si no tienen ninguna enfermedad, son reubicadas en un sitio seguro tanto para los humanos como los animales.

En el lugar se trabaja de manera voluntaria y con mucho amor hacia estos encantadores reptiles, utilizando los recursos posibles para mantenerlas en un buen estado y dentro de un hábitat cómodo y conforme.

No solamente se encuentran serpientes o colúbridos, si no también se puede apreciar tortugas y babillos que descansan en su recinto tranquilamente y solo ven pasar a sus visitantes con sus hermosos y grandes ojos. Algo que nos llama muchísimo la atención del lugar, es que todos los animales se encuentran en su respectivo recinto, cuidadosamente diseñado para cada una de ellas.


Pudimos ver especies de gran tamaño como la Boa Constrictor (Boa constrictor), algunas otras como la Boa Arco iris (Epicrates cenchria), la impresionante y venenosa Toboba de pestañas (Bothriechis schlegelii) conocida también como Terciopelo de pestañas o Víbora amarilla; tuvimos la oportunidad de ver muy de cerca la famosa Coral verdadera, así como la falsa coral , las víboras Equis (Bothrops asper), Patoca (Porthidium lansbergii) y Mano de Piedra (Atropoides mexicanus).

También apreciamos algunos caimanes, tortuga jicotea y tortuga caimán.

P1040507

Víbora de pestañas

P1040505

2015-11-05 13.04

Visitante con Congo, la pitón bola domesticada para ser mascota de compañía.

2015-11-05 09.22n

Pronto tendrán un ranario.

En el serpentario puedes aprender a diferenciar entre una coral verdadera y una falsa, así como a saber cuando una serpiente es o no es venenosa, ya sea por su color, tamaño, incluso por la forma de sus ojos y orificios nasales.

Es importante recalcar, que solo en buenas actitudes puedes tocar al animal, sobre todo si demuestras tu interés en aprender. Tampoco es obligatorio hacerlo si no es de su agrado. Pero le aseguro que aunque le tema a estos hermosos animales, ya que por nuestra cultura y muchas veces las enseñanzas dadas toda la vida, han sido enfocadas en satanizar a este reptil, es altamente recomendable aprender sobre ellos, identificarlos y al menos poder reconocer cuando uno es venenoso o no, información que nos puede ayudar de mucho en una situación de emergencia.

Esto no es nada comparando con la gran cantidad de información que se puede obtener en el serpentario del Valle de Antón, en donde cualquier persona es bienvenida y claro, te exhortamos a dejar un granito de arena más, para ayudar a este refugio ecológico sin fines de lucro, que no hace otra cosa que enseñar, informar, y compartir con el público en general, sus conocimientos para un mejor aprovechamiento y cuidado de las serpientes y la naturaleza en general.

El serpentario está abierto de lunes a viernes, de 8:30 a.m. a 4:00 p.m. Los sábados y domingos de 8:30 a.m. a 5:30 p.m.


Hace poco pudimos tomar un curso de manejo de serpientes venenosas y no venenosas, con el Biólogo Mario Urriola, hemos posteado de igual forma las fotos.

Más fotos

El Valle de Antón es uno de mis lugares favoritos en todo Panamá porque contiene en un solo sitio casi todo lo que a mi ser llena en muchos sentidos. En el Valle hay montañas para escoger, senderos, ríos, quebradas, muchas cascadas, sitios arqueológicos, una fauna y flora muy enriquecida, tanto así que tienen un orquideario y encima de todo, un serpentario.

2015-11-04 18.04Allá puedes encontrar una gran variedad de sitios de alojamiento para todos los gustos y presupuestos. También hay sitios de camping. Existen lugares donde alquilar una bicicleta y hay esquinas donde, a veces, alquilan caballos para dar paseos cortos.

Entre lo más representativo está el Mercado de Artesanías en el que se venden toda clase de productos locales, verduras, vegetales, frutas, plantas y hermosas flores. El toque especial lo añade la gran cantidad de artesanías, estatuillas de piedra de jabón, tejidos, hamacas, pulseras hechas a mano, mesitas de madera, y todo tipo de artesanías con bambú, los vivos colores de la cerámica encienden la mente y la fantasía. Los animales de barro parecen estar tan vivos, y los sombreros “pintaos”, estatuas y balcones atraen nuestras manos como los dulces atraen las manos de los niños.

429702_10151403300685722_1725416056_n

421212_10151403366040722_1318219113_n

Allí, puedes conocer a grandes artistas de la pintura, como Soto y Santana, que con una técnica muy avanzada, logran reproducir características particulares de cada animal que pintan, sobre todo las aves, a las que estudian antes de pintarlas.

En El Valle los chorros o cascadas más fáciles de conocer son: El Chorro de las Mozas, El Macho; dentro de la Piedra Pintada, encontramos El Escondido, El Chorro Los Enamorados, Salto del Sapo.

piedra

La Piedra Pintada, es enorme. Una gran roca que se desprende de un cerro, nuestro guía, de unos 10 años y de nombre Víctor, tomó una rama de un árbol y con ella nos empezó a señalar y explicar el significado de este petroglifo, que nos hizo dar un paseo imaginario por el mapa de la región. La historia y las leyendas locales dicen que los indígenas dormían alrededor de la Gran Piedra para celebrar ritos religiosos y que ésta esconde un tesoro vigilado por un ente quien es su guardián. El niño se sabía perfectamente bien la historia y no dudamos de su procedencia. De La Piedra Pintada se puede seguir el camino y conocer los chorros que vienen minutos después.

Cabe destacar el auge que existe en cuanto a gastronomía, hay restaurantes dentro y fuera de los hoteles y aparte de eso tienes buenísimas fondas y puestos de comida rápida y deliciosa por doquier. En la noche incluso es fácil encontrar puestos de comida.

En cuanto a fauna y flora tenemos: El Níspero, en donde puedes visitar incluso un refugio de ranas; el Orquideario de APROVACA, el Mariposario y mi favorito: El Serpentario Maravillas Tropicales, en donde el herpetólogo Mario Urriola rescata y protege estos interesantes animales.

2015-11-05 13.05

ranadorada

orchid

45142_10150247428605722_2532323_n

40330_10150247427855722_7749548_n

44655_10150251497790722_5462278_n

Otro de nuestros temas favoritos, como ustedes, queridos lectores saben, son las montañas o «cerros», como los conocemos en Panamá. El Valle de Antón al ser un «valle» o cráter gigante de un volcán extinto, naturalmente encontramos una cantidad de cerros de singular orografía que invitan a caminar por sus trochas. El cerro India Dormida, El Cerro Gaital, El Cerro Pajita, Cerro Caracoral, Cerro Cariguana.

Miradores: El mirador antes de bajar hacia el Valle de Antón y El mirador de la Cruz, antes de llegar a Alto de la Estancia.

564195_10151502619755722_1601852219_n

2015-11-04 14.21

el-valle-con-la-U-aves-y-daniela-032

En el centro del Chorro el Macho tienen también un Canopy, se trata de un paseo sostenido por cables deslizándose por la copa de los árboles logrando una vista del gran bosque, tienen varios circuitos, uno por encima del Chorro El Macho. También poseen una piscina temática, a la que llaman La Represa, por 3$ te puedes quedar todo el día si quieres disfrutando de un baño de aguas frías provenientes de la Quebrada Amarilla.

pisc

elmacho

420014_10151403295300722_203192451_n

Uno de los sitios más famosos del Valle son Los Pozos Termales, la última vez que fuimos, la admisión era de 2$. Tienes derecho también a disfrutar de un facial de barro. Aquí es necesario llevar vestido de baño.

Y aún no hemos terminado, detrás de la iglesia del pueblo, se encuentra un museo con información muy valiosa de la historia geológica y arqueológica del Valle de Antón. Hace poco abrieron otro museo de «Forma de Vida» antigua.

Cómo llegar

Ver más fotos