Enlodados.com

Hiking Trails and Trips in Panama

Posts Tagged ‘ parque nacional portobelo ’

1

A pocos metros de la carretera, vía Colón, a unos 18 kilómetros de la ciudad de Panamá, está la Finca Agroforestal Las Conchas, un destino verde y cultural.

Finca Agroforestal Las Conchas tiene mucho que ofrecer, entre ellos su nombre que proviene de la gran cantidad de piedras y rocas que están en el lugar y en sus quebradas, que tienen incrustadas conchas de toda clase, más bien fósiles, si les podríamos llamar así, lo que nos indica que Panamá emergió del mar hace millones de años.

Hace 16 años, los agricultores que trabajaban la tierra de forma clandestina en la comunidad de Chilibrillo, corregimiento de Chilibre, decidieron organizarse para sacarle un mejor provecho a la actividad y obtener mejores ingresos económicos.

[More]

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

300805_256869121022131_100000971344825_717096_705164846_n

P1020096

Salto 166

Salto 175

Salto 195

Salto 215

Salto 289

Salto 413

Cuando hablamos de Portobelo, de inmediato imaginamos esas ruinas de los fuertes construidos en la época de la conquista española o un mar verdoso y Caribe por doquier. No se equivocan pero, el Parque Nacional Portobelo es más que eso.

Desde la ciudad de Panamá, debes conducir aproximadamente 100Km para llegar a este parque. Posee 35,929 hectáreas y fue creado en el año 1976 pero se conoce muy poco de sus montañas, ríos, vegetación. Por su importancia histórica se valoriza más el lado marino pues en su interior se encuentra uno de los puertos más importantes naturales más bellos de todo el Caribe, la Bahía de Portobelo, bautizada así por Cristóbal Colón en el año 1502, en su cuarto y último viaje al Nuevo Mundo. Las fortificaciones que se conservan rodeando la ensenada fueron declaradas por la UNESCO en el año 1980 Sitio del Patrimonio Mundial.

Esta vez nos fuimos un poco más allá de lo normalmente conocido. Este parque nacional conserva ríos y montañas en un estado increíblemente virgen. En él se encuentra la Sierra Llorona, en la que nos adentramos, y en la que llueve 286 días del año.

La topografía del parque es muy complicada. Su punto más alto es Cerro Bruja, con 979 metros de altitud, situado en la divisoria de aguas continentales. Los cerros Pan de Azúcar y Palmas y una estrecha franja montañosa dentro del límite norte de la cuenca del Canal de Panamá.

Protege la cabecera y cuencas hidrográficas de los ríos más importantes de la región como el Cascajal, Guanche, Piedras, Iguana, el Iguanita y el Brazuelo.

Nuestra misión sería caminar por la selva hasta llegar al Salto de los Monos, uno de los más altos del país y el más alto de la provincia de Colón, con 74 metros de altura. El team Enlodados se preparó con semanas de anticipación para esta aventura, todo estaba listo para emprender una excursión que resultó siendo más de lo que esperábamos.

Una vez en Sabanitas nos fuimos al supermercado a comprar los enseres necesarios para la expedición. Todos traían su agua, elemento de suma importancia para una caminata de esta magnitud; algunos cenaron a esa hora pues el tiempo nos había traicionado.

Nos fuimos rumbo a Guanche en donde iniciaría la aventura. En medio de la oscuridad de las 12 medianoche bajamos del bus panel y preparamos todo para iniciar a caminar, si, ¡a esa hora!

Una oración de protección antes de partir y ya en mi sangre fluía la adrenalina, pidiéndole a Dios que nos concediera las fuerzas para completar la expedición.

Creo que por la hora, lo fresco de la noche y la emoción, nadie sentía si quiera el peso de las mochilas.

Pasamos por un potrero en el que ya el lodo se hacía presente. Al salir de allí bordeamos el río Guanche, caminamos justo al lado del río, casi sin darnos cuenta de su precensia por la oscuridad de la noche. Nos topamos con una zarigüeya que nos veía desde un árbol.

Caminamos aproximadamente una hora hasta el lugar en donde debíamos acampar, allí desempacamos y armamos las carpas. Los muchachos prefirieron dormir a la intemperie ya que la humedad era horrible, incluso se bañaron en el río Guanche a esas horas de la noche, buscando que se los llevara “Madre Agua”.

A la mañana siguiente nos preparamos para lo que realmente sería el inicio. Arreglamos todo y distribuimos peso. La caminata inició fresca a eso de las 7am y lo primero que tuvimos que hacer fue cruzar el río Guanche, amplio, y de aguas claras.

Luego pasamos por otro potrero, en donde el paisaje era exuberante, la neblina coronaba las cimas de las montañas, el verde del pasto era increíble y estábamos en frente del cerro Pan de Azúcar.

Tengo una afición por los árboles gigantes y desde mucho antes había visto en fotos el que a continuación veríamos. Justo antes de la caminata de este día, le pregunté a Jorge en donde estaba ese árbol. Solo vi cuando él mismo se trepó a una de las lianas del árbol y empezó a balancearse como Tarzán y por supuesto que todos los demás probamos suerte, pero mis brazos de trapo no son para eso.

Éste árbol Ceiba (Ceiba pentandra) es impresionante, no tanto por la altura si no por lo ancho de su tronco o base, que mide aproximadamente 6 metros y tiene más de 400 años.

Ya sudábamos y algunos fueron hasta el río a lavarse el rostro para continuar caminando por senderos de helechos que nos raspaban la piel, subiendo y bajando de troncos caídos, putrefactos. Al borde del Guanche íbamos, precioso de aguas verdes y profundidades perfectas. Algunos caímos, otros caminaban invictos. De pronto nos encontrábamos con quebradas, charcos o pozos de lodo. La dificultad se hizo mayor cuando el terreno se tornó quebrado y fue necesario subir y bajar algunas pequeñas pendientes.

Esta sierra está conectada con Cerro Bruja, que lleva este nombre, según ciertas versiones de leyendas, donde la más conocida es que hace 30 años varias personas intentaron subir este cerro, le dieron la vuelta a la montaña y no lograron salir del lugar.

En ocasiones encontramos derrumbamientos o árboles gigantes caídos y fue necesario tomar otras vías. En una de esas, debimos bajar por el río para seguir por éste y pasar a otro tramo. Un gran árbol hacía de puente natural, y cuatro árboles se levantaban sobre el río Dos Bocas, dando a saber que habían sobrevivido a alguna crecida.

El calor agobiante de la selva, y el peso de las bolsas nos tenían sofocados pero a la vista estaba una pequeña caída de agua revoltosa en la que los guías nos dejaron refrescarnos por un rato. Luego avanzamos sobre la selva que a cada paso se volvía más espesa, de bosque muy húmero tropical; vimos heliconias, bromelias, hongos de todos los tamaños y formas, notamos árboles del dosel de hasta 20 metros o más, algunos con lianas. Llevábamos más de 3 horas caminando.

Faltaba poco para llegar a la cascada “Solange”, nombre que le dieron en honor a una señora francesa que hizo esta misma expedición, con el CEI. Allí descansamos y nos metimos a la caída de agua pues luego de allí sería poco lo que faltaba para llegar al refugio.

Continuamos caminando, el cansancio era notable pero la felicidad y las ansias de llegar eran mayores, si lo que habíamos visto hasta el momento era hermoso, lo que faltaba por ver era prometedor.

En el último tramo antes de llegar al refugio, “la cosa se puso buena”, fue necesario pasar al lado de un panal de abejas, luego subirnos a un árbol algo elevado, pasar sobre este caminando de lado con tal de no caernos al vacío, para luego bajar a otro tronco y finalmente al suelo. Pero en poco tiempo estuvimos en el refugio, en donde desempacamos y descansamos felices por haber llegado.

Era mediodía, almorzamos algo ligero y armamos el camping y hamacas, cocinamos lo que sería la cena, que graciosamente fue demasiado creativa pues se nos olvidó la sal; y nos fuimos rumbo a buscar “El Salto de los Monos”, que según nuestros guías, se encontraba a más o menos media hora del refugio.

El camino hacia el salto fue solo por la «Quebrada de los Monos», nos mojamos de pies a cabeza, también caímos innumerables veces. Pasamos por el “chorro Escalera” por el que era necesario subir y luego tratando de esquivar un plano limoso, Lurys resbaló y Moisés la agarró en el acto, eran casi 2 metros de caída, chistosamente yo caí en el mismo lugar, resbalé boca abajo sintiendo la escalera de roca en mi estómago, Carlos al verme se tiró a agarrarme pensando que debajo había alguna corriente de agua, pero solo fue el susto y luego tremendas las carcajadas, fue una caída de película.

Ya nos sentíamos cerca, cuando vi hacia arriba, casi al cielo, ahí estaba el Salto de los Monos e increíblemente las gotas caían hasta donde estábamos parados. Corrimos a él sin fijarnos en si nos golpeábamos con las piedras, me sorprendí demasiado, es un chorro con mucha altitud y fuerza, tanto que me dio miedo tanta belleza.

Nos contaron que hace algún tiempo un conocido le dijo que desde un lado de la montaña se veía un chorro inmenso y que estaba seguro de que nadie había llegado a él. Fue entonces cuando él y un amigo fueron en busca del salto. Les tomó 3 días encontrarlo y se fueron río arriba durante todo el trayecto. Cuando llegaron a él, estaba copado de monos aulladores y fue entonces cuando lo bautizaron con ese nombre. Hoy en día, solo el CEI, Enlodados y Ecolo Aventuras guían hacia el salto, pues nadie más conoce el camino.

Nos divertimos tanto como las fuerzas nos lo permitieron, nos tomó casi una hora desde el refugio hasta el salto, pero todo había valido la pena. Los guías instalaron una soga para subir el salto y llegar a otra poza de agua profunda en la que decidimos tirarnos. Hicimos wetrappel y clavados. El agua era verde cristalina, completamente limpia, solo de recordarlo me causa ansias de regresar. Un total fenómeno de la naturaleza.

De vuelta al campamento, caminé en calcetines y sin problemas llegamos al refugio, nos dimos otro baño en nuestro “baño privado” que consistía en una deliciosa quebrada cercana, y regresamos a cenar, lo que constaba de “coditos con tuna” hasta saciarnos.

En la noche salimos de las carpas, envueltos con tal de que no nos picaran los “tábanos” y empezamos un partido de “Uno” que duró varias horas, acompañado de varios vasos de café recién hecho y un arroz con maíz preparado en el fogón por los muchachos que hasta queso le echaron y todo fue un contento. Quizás esa noche fueron pocos los animales del Parque Nacional Portobelo que pudieron dormir.

A la mañana siguiente el desayuno fueron malvas, arroz con jamonilla y café pues todo lo demás nos lo habíamos comido 🙂  Pero estuvo delicioso.

grupal 2

Y luego nos fuimos a conocer el «chorro Verde Esmeralda» que se encontraba a solo pasos del refugio. Me interesaba demasiado conocerlo pues lo había visto en fotos y se veía surreal. Al verlo en vivo me pareció magnifico, es una poza de aguas verde esmeralda, tal como lo dice su nombre, años después de ésta primera vez, Rey Aguilar tocó su fondo y midió casi 15 metros de profundidad. Puedo confesar, que durante esta expedición la mayor cantidad de agua que tomé era directamente de los arroyos y ríos, y es que era inevitable.

El regreso fue muy rápido, pero me caí y casi me disloco el tobillo, creo que el peso de la mochila y las piedras del camino me hicieron resbalar. Pero a pesar de eso, todo estuvo excepcional y al llegar a la carretera, una comida deliciosa nos esperaba: pescado al escabeche, lentejas, arroz y ensalada. ¿Qué más pedirle a la vida? Salud para seguir caminando…

Este parque nos sorprendió, es una maravilla. Panamá tiene lugares increíbles, inexplorados, fenómenos naturales e indescriptibles. Para mi es imposible transmitirles todo lo que se siente ante algo de esta naturaleza pero basta incitarlos a seguir conociendo este Istmo, que aunque pequeño, guarda en lo más profundo de sus selvas lugares impresionantes.

La caminata exige muy buenas condiciones físicas, es bastante lo que hay que caminar y la humedad es constante. Si deseas hacer esta travesía contácteme a info@enlodados.com para una próxima aventura.

Más fotos aquí

En mi experiencia puedo decir que aventurarse en auto no es lo mismo que aventurarse sin él. Andar a expensas del transporte público en Panamá, no es fácil y nada más el hecho de someterse a esto, puede convertirse o en una pesadilla o en una verdadera y muy divertida aventura.

IMG-20151019-WA0037

En la terminal tomamos el autobús de Chame sin ningún percance. Luego de poco menos de 20 kilómetros de recorrido, llegamos a Sorá, pueblo de personas amables rodeado de belleza exuberante de montaña, con un clima casi siempre fresco y delicioso. Muy cerca de esta comunidad se encuentra el complejo de casas de campo “Altos del María” al cual para acceder es necesario poseer permiso si no eres residente.

IMG-20151019-WA0047

Cuentan que el lugar fue llamado así por el cacique Soró (que significa viejo) jefe en la región en la época de descubrimiento y conquista, es el corregimiento más grande en cuanto a territorio del distrito de Chame y uno de los más bellos, con ríos pintorescos, encantadores saltos de agua y una magnifica vista de la ensenada de Punta Chame y su litoral, todo está a más de 600 metros de altura.

Pero cabe destacar que fuera de ese complejo de viviendas se encuentran bellezas increíbles y una de esas es el lugar del que hablaremos en esta reseña, Los Saltos de Filipina. Un sitio que en mi vida, nunca había visto ni escuchado siquiera, pero que por las fotografías y la belleza escénica que ya conocía de Sorá, fuimos a probar suerte en su búsqueda.

Llevábamos más de una hora esperando el transporte, pensamos que el problema sería porque era domingo, pero luego que el transporte llegó, nos dimos por enterado de que en la comunidad solo una familia presta el servicio, el cual tomamos y sin pérdida, luego de pocos minutos sobre una calle sin pavimento, llegamos a nuestro destino desde donde debíamos empezar a caminar por breves minutos.

La vista, grandiosa. Filipinas de Sorá nos recibió con salpiques verdes y azules, un lugar tranquilo, lleno de aves semilleras, y de fondo, como para matizar, el inconfundible cerro Chichibalí, que marca los límites entre los distritos de Chame y Capira.

ros6

Descubrimos un salto de quizás de 7 u 8 metros, de un buen caudal, de poca profundidad, pequeño, casi se puede decir “personal”. De aguas frías y con el salto de agua, me di masaje natural en la espalda El agua denota que no hay contaminación, no hallamos restos de basura, lo cual nos lleva a pensar que cuidan muy bien este lugar al que aún se puede acceder de forma libre. Más tarde me enteré de que en este mismo salto, estuvo John Travolta haciendo wetrappel para una película que fue filmada en su mayoría en Panamá, de nombre “Basic”.

De ahí pasamos a la siguiente cascada luego de subir una loma imperceptible. Divisamos un salto de unos 15 metros de altura, muy hermoso y con un pilón de agua fresca y fría.

IMG-20151019-WA0031a

Seguimos el camino y descubrimos otra cascada, ésta más pequeña pero igual de encantadora. Para nuestro asombro aún nos faltaban cascadas por recorrer. Son dos bifurcaciones y decidimos tomar el de la derecha, que tiene, nada más y nada menos, que en total, ocho cascadas. Dicen que si cuentas todas las cascadas, de ambos lados, da un total de veinticinco caídas de agua.

Estuvimos ahí hasta no muy tarde por el mismo inconveniente del transporte. Caminamos de vuelta y vimos el pickup pero se dirigía hacia montaña adentro, no hacia Sorá. Decidimos empezar a caminar un poco y más adelante nos encontramos con cazadores furtivos y muchos perros dispuestos a cazar.

P1040331a

P1040470a

En nuestra caminata vimos la construcción de una próxima finca Melo en el área de Filipinas, luego de subir y bajar algunas lomas, nos topamos con una hermosa serpiente Pseustes poecilonotus de más de un metro, mejor conocida como «pajarera» que cruzaba apacible la carretera de piedras y aprovechamos para sacarle algunas fotos a ese divino ejemplar.

Spilotes pullatus

Más adelante escuchamos un auto, el mismo 4×4 que habíamos visto hace tiempo venir bajando de la montaña y aprovechamos para pedirle el “bote” hasta Sorá, que muy amablemente nos cedieron, siempre y cuando  pudieran ir guidando de las ventanas del auto pues dentro estaba repleto de gente, y así fue como llegamos a Sorá a buena hora y felices de la aventura del día.

De regreso nos bajamos en el Nanzal y aprovechamos para caminar hasta Los Cajones, otra maravilla natural del área, pero ya se hacía tarde y empezaba a llover, así que decidimos dejar esta aventura para luego.

Seguimos dándonos cuenta que nunca dejaremos de recorrer Panamá y sus senderos, sus rincones escondidos que guardan secretos y leyendas. Solo basta preguntar y siempre los lugareños te van a señalar con el dedo o con la boca algún lugar perfecto a visitar.

Anímense a tomar un bus en su tiempo libre, ni siquiera hay que gastar demasiado. No siempre la comodidad da la felicidad, a veces con solo mirar desde la cima de un cerro lo que dejamos atrás puede ser un momento perfecto, disfrutar de la soledad de una cascada y meditar, también lo puede ser.

Buscar maravillas, ¡perderse en el monte! Caminar despacio y apreciar lo bello que nos regala cada paraje natural de este país.

Más fotos

huerta

Tomamos un bus en la Terminal de Albrook, Panamá- Colón Corredor e  increíblemente en menos de 40 minutos estábamos en el Rey de Sabanitas, pero decidimos irnos hasta la Terminal de la ciudad de Colón para tomar el bus hacia Portobelo desde allí.

Por un momento nos sentimos desorientadas, pero ya dentro del bus todo fue más fácil. Después de mucho reggae, buhoneros cantantes, y algún buen tiempo en el autobús, llegamos a Portobelo.

Dimos un paseo por las ruinas y la iglesia del cristo negro, conocimos un mono cariblanco  y caminamos hasta el puerto del Fuerte de Santiago de la Gloria (las ruinas que están en la entrada del pueblo, mirando hacia la bahía) donde tomamos un bote, cuyo precio  fue de 25 dólares por las dos, Evelin y yo, ida y vuelta.

Después de 10 minutos en lancha, de una preciosa vista del Atlántico, yates, casas de veraneo y botes inflables rápidos, llegamos a nuestro destino, Playa Huertas, tan pequeña que dijera “personal”, aguas verde claro a turquesa, el bosque que rodea es tupido, invitante, húmedo, toda el área forma parte del Parque Nacional Portobelo.

100_1069

Hay un espacio racional donde se puede acampar y dejar las cosas personales, no hay agua disponible. Playa Huertas es genial para hacer buceo, con mucho cuidado, pues se han visto barracudas y anguilas morenas en variadas ocasiones.

El mar es bastante tranquilo y no hay muchas olas, por lo que dificultaría el surf. En los alrededores hay monos aulladores, en la fauna de la playa se pueden ver pelícanos grandes pescando, cangrejos, peces saltadores, entre otros.

Hablamos con los boteros y se comprometieron a venir a buscarnos a una hora indicada, pues éramos las únicas en la playa y está bastante difícil salir de allí caminando, que digo difícil, es casi imposible, así que con algo de miedo nos quedamos solas, disfrutando de lo rico de las aguas, en intimidad total. Es buena idea tomar el número de teléfono del botero o de alguien conocido en el pueblo de Portobelo.

A la hora indicada nos fueron a buscar, sin minutos de retraso. Llegamos a Portobelo y pernoctamos en un restaurante al lado del puerto donde nos atendieron como reinas, con comida deliciosa y nos consiguieron que dos señores nos llevaran hasta la Ciudad de Panamá muy amablemente.

Ver más fotos