Enlodados.com

Hiking Trails and Trips in Panama

Posts Tagged ‘ selva ’

Durante muchos siglos los seres humanos hemos usado nuestro poder e inteligencia para destruir o modificar la naturaleza, para robarle espacio a otras especies y constituirnos en el centro de la evolución. Pero hay un lugar en el que seguimos siendo seres indefensos y vulnerables, y donde nuestro instinto de sobrevivencia más primitivo (ese que traemos desde los primeros días del Homo Erectus) puede salvarnos. Un lugar de peligros y leyes inexorables: la selva. – Irving Bennett, Explorador panameño.

Habíamos planeado esto con tiempo, venimos realizando este viaje desde el año 2011, pero ésta vez lo hicimos cuadriculado; todo bajo completo control, justo como debe ser al planear meterse en la selva en un mes como julio.

La selva del P. N Portobelo conlleva muchos elementos que si no conoces, es mejor ni atreverse: el río es impetuoso y se divide en variados afluentes; no existe camino marcado; tratándose de la Sierra Llorona, la humedad es contundente y así como los árboles de ceiba (Ceiba pentandra) de hasta 60 metros de alto, desarrollan raíces tabulares, a veces la tierra cede tanto que se caen, esto pasa a diario. Así como es posible ver reptiles inofensivos, es posible ver reptiles muy venenosos. También es área de escorpiones y bichos que más adelante detallaré. Sin dejar de lado que es una de las áreas del país con más existencia de felinos comprobada.

La lista de implementos era larga, pero funcional y necesaria; recomendamos no exceder las 15 libras y dormir en hamacas, lo cual se le hace bastante difícil a quien no está acostumbrado.

El grupo que nos acompañaría sería de 16 personas, bastante grande para nuestro gusto. Partiendo de ahí, sabíamos que el recorrido sería más lento.

Como siempre, revisamos la hoja cartográfica antes de partir, la misma ya va en la mente pues el área para nosotros es como la palma de la mano, hemos podido conocerla muy bien. Tiempo atrás, Rey y yo habíamos hablado de crear una nueva ruta para que la ruta vieja se la comiera la selva, cosa que ya está sucediendo. Teníamos en mente cambiar la ruta en una parte donde aparece un acantilado.

A eso de las 10:30 pm arribamos en Guanche e inmediatamente nos bajamos del autobús, empezó a chispear. Nos despedimos de nuestro conductor estrella no sin antes advertir que de no salir antes del anochecer del domingo, estuviese alerta. Iniciamos la típica caminata por la trocha hasta donde acamparíamos.

[More]

¿A quien no lo ha picado un insecto cuando va “al monte”? En este artículo tocaremos el tema desde los simples mosquitos, hasta la temida leishmaniasis.

Mosquito

Las hembras son las que pican, ya que necesitan proteínas que se encuentran en nuestra sangre para poder incubar sus huevos y que estos resulten fértiles, y de esa manera preservar la especie. Ellas poseen ciertos elementos físicos de los cuales los machos carecen.

Los mosquito macho pueden alimentarse simplemente de polen, néctar o zumos de frutas, que poseen azúcares. Sin embargo, la hembra posee una herramienta esencial para que pueda alimentarse de sangre de mamíferos, ya sea humana o de cualquier otro animal. Es un apéndice delgado y tubular ubicado delante de su cabeza, que se llama probóscide y le permite atravesar la epidermis, en el caso de los humanos.

Una vez que su delgada trompa atravesó la epidermis, el mosquito busca un vaso sanguíneo del cual extraer la sangre. Luego, libera a través de su trompa algo de su saliva, ya que posee algunas propiedades que evitan la coagulación. La coagulación de la sangre es un mecanismo de defensa natural de nuestro cuerpo, precisamente cuando los vasos sanguíneos se ven afectados, y está destinado a evitar la pérdida de la sangre, mediante la formación de coágulos, es decir, haciendo que la sangre pierda su liquidez.

La saliva del mosquito evita la coagulación y precisamente por esto absorbe la sangre, ya que sería imposible para el mosquito absorber la sangre si se formaran coágulos.

Cuando los vasos sanguíneos van perdiendo sangre y el mecanismo de coagulación no funciona, nuestro sistema inmune nota que algo no está andando bien, por lo que produce una sustancia llamada histamina, destinada a combatir la sustancia extraña que aloja nuestro cuerpo (la saliva del mosquito).

La histamina, entonces, se dirige al área afectada, donde el mosquito picó, provocando que los vasos sanguíneos se dilaten. Es la acción de la histamina la que causa también la reacción en la piel, que queda con una erupción. Cuando los vasos sanguíneos se expanden, los pequeños nervios que se encuentran alrededor se irritan, y eso es lo que causa la comezón. Algunos mosquitos pueden transmitir dengue, zika, chikungunya.

Lugares donde más mosquitos nos han picado: Cualquier playa cercana a manglar; ejemplo: Punta Chame en la tarde, con o sin repelente, el manglar se pone intenso.

Tábanos

A diferencia de otras picaduras de mosquito, que tardan entre 2 y 3 días en sanar, una picadura de tábano puede tardar mucho tiempo. En vez de perforar la , un tábano muerde y corta la piel, lamiendo la sangre. Ésto puede ser más doloroso que una picadura de abeja y es probable que se infecte. La puedo describir como una muy delgada aguja que penetra profundo en la piel y da dolor de inmediato, además de la roncha espantosa, casi moretón que puede durar una semana.

Estos insectos alcanzan los 30 kilómetros por hora en vuelo recto, razón por la cual casi nunca vemos en el acto. La mayoría de tábanos son diurnos, las hembras más que los machos. Tienen hembras hematófagas, esto es, que se alimentan de la sangre que extraen de vertebrados endotermos (mal llamados «de sangre caliente», los mamíferos y las aves).

Los machos, por el contrario, se alimentan del néctar y polen de las flores (igual que los mosquitos) y su vida es breve, muriendo frecuentemente después de la cópula, lo que hace difícil observarlos. Las hembras, necesitan un alimento rico en proteínas, como es la sangre, para atender las necesidades de nutrientes asociadas a la producción de los huevos. En su búsqueda de alimento se orientan por siluetas y colores; por ello las hembras de los tábanos son atraídas antes por las personas que llevan ropa oscura y los animales cuya capa es igualmente oscura, sobre todo si transpiran activamente, que por los de colores claros.

Los tábanos atacan hasta traspasando la ropa. La picadura es dolorosa, y deja enrojecida la zona afectada causando ocasionalmente inflamación, enrojecimiento y picor, que pueden requerir su tratamiento con antibióticos. Su aparato bucal es lo suficientemente fuerte y largo como para atravesar la piel de caprinos, burros o caballos. Si puede traspasar esa piel, pueden imaginar cuando lo pican a uno.

Prosperan y son abundantes en hábitats húmedos, regular o estacionalmente inundados de agua dulce o salobre, porque necesitan suelos empapados para su desarrollo (como huevos, larvas y pupas) y como adultos necesitan animales preferentemente grandes.

Lugar donde hemos sido picados por tábanos: P.N. Portobelo, P.N. Darién.

Chitra

Las especies del género Lutzomyia son responsables de la transmisión de la leishmaniasis y otras serias enfermedades parasitarias, no todos los géneros.

Sólo las hembras se alimentan de sangre por una picadura indolora y nocturna, mientras que los machos se alimentan de néctar. Las hembras necesitan las proteínas de la sangre de animales de sangre caliente para la producción de huevos. Una comida puede resultar en la producción de hasta 100 huevos, los cuales son depositados en tierras húmedas ricas en material orgánico.

Al picar, el insecto inyecta anticoagulantes para que la sangre siga fluyendo. Al salir la sangre, usa sus piezas bucales para chupar la sangre acumulada en el sitio de la herida. La picadura deja una pápula enrojecida que puede permanecer asintomática por varias horas, antes del comienzo de la picazón.

Por lo general se mueven con el uso de dos alas cortas, pero vuelan sólo unas pocas centenas de metros (como lo haría un volador saltante) y solo pican en áreas descubiertas y sin ropa. Su hábitat son las zonas forestales, aunque pueden adaptarse a ambientes modificados, incluyendo áreas peridomiciliares humanas. Este flebotomíneo es de hábitos alimentarios nocturnos, y su principal actividad se observa en la primera mitad de la noche. Sólo las hembras se alimentan de sangre.

¿Donde? En todo Panamá. Me han picado muchas chitras pero por suerte no Leishmaniasis.

Garrapatas

Generalmente en Panamá encontramos las de la familia Ixodidae, comúnmente llamadas garrapatas duras debido a que poseen una coraza dorsal, a diferencia del taxón Argasidae que carecen del mismo.

Las garrapatas son pequeñas criaturas similares a insectos que se le pueden adherir a medida que usted va pasando por entre arbustos, plantas y pasto. Una vez que se le pegan, las garrapatas se desplazan hasta lugares calientes y húmedos, como las axilas, la ingle y el cabello. En ese punto y de manera típica, se adhieren firmemente a la piel y comienzan a chupar sangre. Las garrapatas pueden transmitir bacterias que causan enfermedades.

Son bastante grandes (aproximadamente del tamaño del borrador de un lápiz) o tan pequeñas que es casi imposible verlas. Hay aproximadamente 850 tipos diferentes de garrapatas. Las garrapatas pueden causar una variedad de problemas de salud que van desde casos inofensivos hasta problemas serios. Generalmente viven en áreas boscosas o campos cubiertos de pastizales.

Recomiendo que ante cualquier picor, sobre todo en estas partes del cuerpo, se debe revisar. No dude en si está viendo un lunar nuevo, puede ser una garrapata. Nos ha pasado que hemos ido a sitios como Parque Nacional Portobelo en donde hemos sido atacados por garrapatas diminutas en grandes cantidades, una vez tuve casi 50 garrapatas contadas en mi cuerpo, y junto a mi pareja, debimos explorarnos las espaldas mutuamente en busca de ellas, lo cual es muy desagradable.

Si llevas mucho rato sin darte cuenta de que tienes una garrapata, puedes sufrir dolores articulares o musculares, rigidez en el cuello, dolor de cabeza, fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos y otros síntomas similares a la gripe, en las semanas siguientes a la picadura de este insecto. Asimismo, esté atento a una mancha roja o brote que se inicie en el lugar de la picadura.

 Si una garrapata lo pica, siga estos pasos para eliminarlo:

  1. Agarre la garrapata cerca de la cabeza o la boca con pinzas. No utilice sus dedos desnudos. Si es necesario, use una toalla de papel o tejido.
  2. Tire de la garrapata hacia afuera con un movimiento lento y constante. Evite apretar o aplastar la garrapata. Tenga cuidado de no dejar la cabeza incrustada en la piel.
  3. Limpie bien la zona con agua y jabón. También lave las manos cuidadosamente.

Tórsalo

El Tórsalo (Mi experiencia con un tórsalo) es una mosca (Dermatobia hominis) de metamorfosis completa de ciclo biológico largo (tres meses). Al tener sus partes bucales atrofiadas, la mosca adulta deposita sus huevecillos en huéspedes intermediarios transmisores que pueden ser otros insectos (mosquitos, garrapatas, piojos, etc.).

Estos perforan la piel (cuero) del animal o humano (huésped) y en la herida ponen sus huevecillos. A los 33-45 días se convierten en larvas, ahondando en la piel y convirtiéndose en gusanos; de aquí su calificativo de “gusano de monte”.

Luego de que los gusanos maduran, salen del cuero (piel), caen al suelo y pasan al estado de pupa (64-67 días) y de aquí de vuelta al adulto, o sea a la mosca, con una duración de vida de 7-8 días. Este proceso de transmisión dificulta su control.

Las miasis, es la infestación de tejidos ya sea en humanos o en animales causados por larvas de moscas (Molano, Ying). Las mismas pueden ser de la piel (cutáneas) o en los intestinos, oídos, ojos, fosas y senos paranasales o en la cabeza.

El tórsalo Dermatobia hominis, es una plaga común en nuestra ganadería, especialmente en áreas montañosas; de no controlarla puede afectar el desarrollo de los animales, mermando su productividad y afectando su piel, muy utilizada en la industria del cuero; puede además afectar a los humanos.

Personalmente, me tocó sufrir de ésto ya que hace algunos años tuve dos tórsalos y aunque acudí a atención médica, no pudieron ayudarme y luego de varios días de incomodidad, un tío me los pudo sacar sin mayor afectación. Realmente el tórsalo no causa infección ni fiebre, pero si llega un punto en que es molesto, arde y escuece.

Muchas personas del interior recomiendan tapar la herida con hojas o resina de tabaco, así el huésped se siente ahogado, tiende a salir y es ahí donde se aprovecha para extraer la larva, que generalmente sale viva.

Esta es otra razón por la cual debemos utilizar camisa manga larga en parajes selváticos o montañosos.

Hormiga Bala

En Julio 2017 me picó una Paraponera clavata en la selva de Colón, a 6 horas a pie de la carretera. Ya era el día de regreso y venía subiendo del río cuando sentí que algo me mordió, literalmente. El dolor me recorrió de inmediato la pierna, y de ahí se esparció por toda la parte trasera, iba y venía.

Me bajé los pantalones sin importar con los que ahí estaban. Rápidamente le dije a Rey que revisara pues la picada fue en la parte baja del muslo derecho. Ahí me enteré que había sido una gigante hormiga bala, pero en aquel momento el dolor me hizo pensar en víbora o en alacrán. Si, la picadura de abeja es una pendejada al lado de ésto, leí que es 30 veces peor.

El dolor es indescriptible, sumamente intenso. Fui en la busca inmediata del botiquín y tomé 2 cetirizine, una diclofenaco, me unté ungüento Rigar y Neobol. Me tocó comportarme como un militar pues no estaba en posición de ponerme a llorar, además de que aún debíamos regresar. Al cabo de unos 10 minutos, me revisaron y tenía un hoyo. El camino de regreso además de lo normalmente agotador, fue una prueba mental con el dolor que me infirió el bicho, al día siguiente el dolor era igual de intenso, además de la fiebre e inmovilización y fue bajando a medida de los días. Quizás desapareció por completo una semana después.

Algunas tribus nativas, usan a las hormigas en las ceremonias de iniciación. Los hombres adolescentes de la tribu de Sateré-Mawe, de la Cuenca Amazónica de Brasil, deben introducir sus manos en unos guantes tejidos con forma de cesta, llenos con cientos de estas hormigas gigantes, como parte del ritual de transición. Los jóvenes son picados constantemente y tienen que danzar y cantar para tranquilizar y disimular el agudo dolor. Cuando desaparece el entumecimiento del dolor, los adolescentes están listos para formar parte de la clase guerrera, aun cuando la experiencia resulta inolvidable.

En este veneno se ha encontrado un factor hemolítico directo, además de factores procoagulantes, no se ha determinado aún el componente que origina la acción neurotóxica asociada a este veneno, pero se cree que el responsable es la poneratoxina. Como consecuencia de las picaduras se produce eritema y edema local, ocasionalmente acompañada de fenómenos sistémicos (escalofríos, sudoración y taquicardia), parálisis respiratoria e insensibilidad del miembro afectado. El tratamiento es sólo sintomático, con analgésico. En caso de un choque anafiláctico, el manejo es similar al de la picadura de abejas. La fiebre causada por la picadura, puede durar hasta 3 días.

El entomólogo Justin Schmidt, quien fue picado en toda su carrera por infinidad de insectos, creó una escala de dolor que va del 1 al 4 tomando como referencia el dolor producido por la avispa común (Vespula vulgaris), dándole a esta picadura la valoración de 1. Al dolor producido por la picadura de la temible abeja africana le otorgó una valoración de 2 y de 4 a la picadura de la hormiga bala.

Son hormigas de rasgos y comportamientos primitivos. Las obreras miden entre 22 y 28mm de longitud y las reinas son algo más grandes. Habita en bosques lluviosos de baja altitud, desde el Amazonas hasta la costa atlántica de Panamá, Costa Rica y Nicaragua.

Recomendación: utilizar pantalones largos pero meter la basta del pantalón por dentro de las botas o polainas de manera que los bichos no tengan por donde subir y no te pase como a mi, en los cinco minutos de pendejada.

1

A pocos metros de la carretera, vía Colón, a unos 18 kilómetros de la ciudad de Panamá, está la Finca Agroforestal Las Conchas, un destino verde y cultural.

Finca Agroforestal Las Conchas tiene mucho que ofrecer, entre ellos su nombre que proviene de la gran cantidad de piedras y rocas que están en el lugar y en sus quebradas, que tienen incrustadas conchas de toda clase, más bien fósiles, si les podríamos llamar así, lo que nos indica que Panamá emergió del mar hace millones de años.

Hace 16 años, los agricultores que trabajaban la tierra de forma clandestina en la comunidad de Chilibrillo, corregimiento de Chilibre, decidieron organizarse para sacarle un mejor provecho a la actividad y obtener mejores ingresos económicos.

[More]

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

300805_256869121022131_100000971344825_717096_705164846_n

P1020096

Salto 166

Salto 175

Salto 195

Salto 215

Salto 289

Salto 413

En mi experiencia puedo decir que aventurarse en auto no es lo mismo que aventurarse sin él. Andar a expensas del transporte público en Panamá, no es fácil y nada más el hecho de someterse a esto, puede convertirse o en una pesadilla o en una verdadera y muy divertida aventura.

IMG-20151019-WA0037

En la terminal tomamos el autobús de Chame sin ningún percance. Luego de poco menos de 20 kilómetros de recorrido, llegamos a Sorá, pueblo de personas amables rodeado de belleza exuberante de montaña, con un clima casi siempre fresco y delicioso. Muy cerca de esta comunidad se encuentra el complejo de casas de campo “Altos del María” al cual para acceder es necesario poseer permiso si no eres residente.

IMG-20151019-WA0047

Cuentan que el lugar fue llamado así por el cacique Soró (que significa viejo) jefe en la región en la época de descubrimiento y conquista, es el corregimiento más grande en cuanto a territorio del distrito de Chame y uno de los más bellos, con ríos pintorescos, encantadores saltos de agua y una magnifica vista de la ensenada de Punta Chame y su litoral, todo está a más de 600 metros de altura.

Pero cabe destacar que fuera de ese complejo de viviendas se encuentran bellezas increíbles y una de esas es el lugar del que hablaremos en esta reseña, Los Saltos de Filipina. Un sitio que en mi vida, nunca había visto ni escuchado siquiera, pero que por las fotografías y la belleza escénica que ya conocía de Sorá, fuimos a probar suerte en su búsqueda.

Llevábamos más de una hora esperando el transporte, pensamos que el problema sería porque era domingo, pero luego que el transporte llegó, nos dimos por enterado de que en la comunidad solo una familia presta el servicio, el cual tomamos y sin pérdida, luego de pocos minutos sobre una calle sin pavimento, llegamos a nuestro destino desde donde debíamos empezar a caminar por breves minutos.

La vista, grandiosa. Filipinas de Sorá nos recibió con salpiques verdes y azules, un lugar tranquilo, lleno de aves semilleras, y de fondo, como para matizar, el inconfundible cerro Chichibalí, que marca los límites entre los distritos de Chame y Capira.

ros6

Descubrimos un salto de quizás de 7 u 8 metros, de un buen caudal, de poca profundidad, pequeño, casi se puede decir “personal”. De aguas frías y con el salto de agua, me di masaje natural en la espalda El agua denota que no hay contaminación, no hallamos restos de basura, lo cual nos lleva a pensar que cuidan muy bien este lugar al que aún se puede acceder de forma libre. Más tarde me enteré de que en este mismo salto, estuvo John Travolta haciendo wetrappel para una película que fue filmada en su mayoría en Panamá, de nombre “Basic”.

De ahí pasamos a la siguiente cascada luego de subir una loma imperceptible. Divisamos un salto de unos 15 metros de altura, muy hermoso y con un pilón de agua fresca y fría.

IMG-20151019-WA0031a

Seguimos el camino y descubrimos otra cascada, ésta más pequeña pero igual de encantadora. Para nuestro asombro aún nos faltaban cascadas por recorrer. Son dos bifurcaciones y decidimos tomar el de la derecha, que tiene, nada más y nada menos, que en total, ocho cascadas. Dicen que si cuentas todas las cascadas, de ambos lados, da un total de veinticinco caídas de agua.

Estuvimos ahí hasta no muy tarde por el mismo inconveniente del transporte. Caminamos de vuelta y vimos el pickup pero se dirigía hacia montaña adentro, no hacia Sorá. Decidimos empezar a caminar un poco y más adelante nos encontramos con cazadores furtivos y muchos perros dispuestos a cazar.

P1040331a

P1040470a

En nuestra caminata vimos la construcción de una próxima finca Melo en el área de Filipinas, luego de subir y bajar algunas lomas, nos topamos con una hermosa serpiente Pseustes poecilonotus de más de un metro, mejor conocida como “pajarera” que cruzaba apacible la carretera de piedras y aprovechamos para sacarle algunas fotos a ese divino ejemplar.

Spilotes pullatus

Más adelante escuchamos un auto, el mismo 4×4 que habíamos visto hace tiempo venir bajando de la montaña y aprovechamos para pedirle el “bote” hasta Sorá, que muy amablemente nos cedieron, siempre y cuando  pudieran ir guidando de las ventanas del auto pues dentro estaba repleto de gente, y así fue como llegamos a Sorá a buena hora y felices de la aventura del día.

De regreso nos bajamos en el Nanzal y aprovechamos para caminar hasta Los Cajones, otra maravilla natural del área, pero ya se hacía tarde y empezaba a llover, así que decidimos dejar esta aventura para luego.

Seguimos dándonos cuenta que nunca dejaremos de recorrer Panamá y sus senderos, sus rincones escondidos que guardan secretos y leyendas. Solo basta preguntar y siempre los lugareños te van a señalar con el dedo o con la boca algún lugar perfecto a visitar.

Anímense a tomar un bus en su tiempo libre, ni siquiera hay que gastar demasiado. No siempre la comodidad da la felicidad, a veces con solo mirar desde la cima de un cerro lo que dejamos atrás puede ser un momento perfecto, disfrutar de la soledad de una cascada y meditar, también lo puede ser.

Buscar maravillas, ¡perderse en el monte! Caminar despacio y apreciar lo bello que nos regala cada paraje natural de este país.

Más fotos