Enlodados.com

Hiking Trails and Trips in Panama

Hace algún tiempo estuvimos por el camino del Oleoducto o Pipeline Road como es conocido mayormente.

Con Lurys y Carlos fui a caminar este sendero ubicado en Gamboa, luego de pasar el puente principal de la localidad a 18 kilómetros o media hora del centro de la ciudad de Panamá, en las riberas del Canal de Panamá, dentro del Parque Nacional Soberanía.

Estuvimos temprano para poder apreciar más animales. Al llegar nos equivocamos de camino, pero nuestra sorpresa fue mayor al encontrarnos con un antiguo bunker que data de la II Guerra Mundial escondido entre la selva, digo escondido pues yo a primera vista no lo capté, pero Carlos sí.

Bunker

Una vez en el camino correcto, iniciamos lo que sería 2km hasta llegar a la entrada del Panamá Rainforest Discovery Center donde hay una torre para avistar aves y animales.

Un poco después de haber pasado por allí llegamos a la entrada del camino en donde de inmediato apareció un guarda parques de Anam para cobrarnos la entrada; le preguntamos si era posible pasar del límite que ellos imponen y nos dijeron que no habría problemas. El pago fue de un dólar por ser estudiantes, pero la entrada para nacionales vale 2 dólares y 3 dólares para extranjeros.

En el mapa que estaba a la entrada decía que debíamos pasar por varios puentes sobre ríos y que eran 17 kilómetros hasta el río Agua Salud donde terminaba el camino del Oleoducto y que el tiempo aproximado de caminata ida y vuelta eran 8 horas con 4 pendientes pronunciadas o de dificultad.

Nos fijamos que a pesar de que el Camino del Oleoducto terminaba en Río Agua Salud, el sendero seguía hasta llegar al lago Gatún. Pero para llegar al lago Gatún es necesario caminar muchísimo, casi 26 kilómetros de ida y lógicamente la misma cantidad de regreso.

En el mismo letrero están especificadas las isoyetas en el mapa, con su respectiva leyenda de área de ferrocarril, zona de uso por los visitantes u observación de aves y zona de conservación de la biodiversidad de investigación científica y personal autorizado.

El primer puente estaba sobre la Quebrada Juan Grande e indicaba los 2 kilómetros que acabábamos de pasar. Aún se conservan los mismos letreros de INRENARE, lo que era hace algunos años el Instituto de Recursos Naturales Renovables y que ahora es representado por ANAM (Autoridad Nacional del Ambiente).

No llevábamos más de 15 minutos caminando cuando de pronto aparecieron sobre el dosel unos lindos tucanes de Swainson (Ramphastos swainsonni), que con su particular canto advertían que eran los dueños del área. Algo gracioso y trágico a la vez es que la mayoría de las personas creen que los tucanes son solo bonitos y llamativos pero la verdad es que son depredadores pues se comen los huevos de otras aves, así como los pichones, pero bueno, así es la naturaleza y realmente los tucanes son unas aves hermosas.

Tucan de SwainsonBatará lineado Al seguir caminando vimos unas bonitas bancas de madera a un lado del camino y de pronto apareció otro puente, esta vez sobre el Río Frijolito e indicaba 4.1 kilómetros de recorrido.

Nos encontramos con unas jóvenes que iban en bicicleta pero se bajaron en una pendiente para caminar con la bicicleta en andas. De pronto escuchamos el bullicio de un Hormiguerito alipunteado (Microrhopias quixensis); avanzamos y el canto de otra ave llamó nuestra atención, nos asomamos a un lado del camino para lograr identificarlos mirando hacia la parte alta de los árboles, pero Lurys los vio en la parte baja del bosque, casi por el suelo jugando y muy tranquilos dejándose tomar fotos, eran varias parejas de Batará lineado (Cymbilaimus lineatus).

En un rato el camino se tornó un poco cerrado y las orillas parecían podadas y en la parte de arriba florecían centenares de la llamativa “flor de labios ardientes” (Psicotria). Del otro lado del camino llamó mi atención una flor grande y amarilla parecida a un Costus; más heliconias, y unas flores que parecían piñuelas.

Otro puente y éste sobre el Río Frijoles, nos indicaba que estábamos a 4.6 kilómetros. El río estaba chocolate, quizás por las recientes lluvias, y se dividía en dos corrientes. Esta vez vimos la inmensa tubería del Oleoducto. Se dice que este camino fue construido durante la II Guerra Mundial por soldados de Estados Unidos y el propósito fue dar mantenimiento a un oleoducto por el cual planeaban transportar petróleo, en caso de un bombardeo al Canal de Panamá. La infraestructura no se usó, pero el ejército estadounidense continuó el mantenimiento a la carretera hasta unos años antes de retirar sus tropas.

Avanzamos y en rápidos minutos estuvimos sobre el puente del Río La Seda a 4.9 kilómetros. Nos encontramos un arbusto con frutas color rojo parecido a manzanas pequeñas, y especulamos de si serían o no frutas venenosas.

No fue mucho lo que adelantamos cuando de pronto vimos un hermoso Trogón gorginegro (Trogon rufus) estaba posado sobre una rama justo en frente de nosotros y no dudamos en tomarle varias fotografías, aquel trogón juró que pasaba desapercibido, pudimos movernos y seguir nuestro camino y el trogón siguió en su lugar. Me adelanté un poco y vi una pequeña ave sin poder identificarla a simple vista, cuando levanté el lente de la cámara para tomarle una foto y revisar, me di cuenta de que era un Saltarín coroniceleste o Manakin (Pipra coronata), asustado supongo que por el sonido del flash, se fue y no lo vi más. Me emocioné pues es una de mis aves favoritas.

Una hoja saltó revelando lo que en realidad era, un sapito del bosque (Rhinella alata) tan común en el suelo del bosque, poseen un patrón de color muy variable, que usualmente se confunde con la hojarasca. En nuestro trayecto vimos muchísimas y hasta agarramos algunas para verlas de cerca.

Entre heliconias llegamos al Río Limbo en donde había un letrero de ANAM que advertía de no pasar más de ahí pues era el punto límite de visitas; como le habíamos dicho anteriormente al guarda parques decidimos seguir el camino y llegar hasta donde pudiéramos. Aquel letrero indicaba que luego de ese punto se desarrollaban proyectos como el de la Reintroducción del Águila Arpía, ave nacional de Panamá (Harpia harpyja); hubiese sido demasiada suerte para nosotros ver alguna.

A pesar de que habíamos escuchado monos aullando durante buena parte del camino, no los habíamos visto, pero fue justo luego de pasar el Río Limbo cuando entre los árboles pude ver un mono aullador que advertía su presencia y se escondía entre las ramas. Luego nos dimos cuenta de que era toda una familia de monos aulladores (Alovatta palliata) que se alimentaban y descansaban.

Mono Aullador

Avanzamos y con todos los sentidos agudizados llamé a Carlos para que viera el enorme grillo que estaba posado sobre una rama y Carlos me discutía que era una Mantis Religiosa. Luego de la pequeña discusión nos dimos cuenta de que sobre una hoja estaba el grillo pero sobre otra estaba una mantis religiosa quieta y parecía que nos miraba.

Lurys quedó petrificada y al preguntarle qué le pasaba, vimos que una oruga de muchos pelos caminaba sobre su brazo, pasó sobre su hombro y luego sobre su cuello. Lurys estaba inmóvil mientras nosotros tratábamos de sacarle la mejor foto a la oruga; tomamos la oruga y la colocamos sobre una hoja de un arbusto del camino.

De pronto vimos un trillo y Carlos nos retó a entrar. Sin más ni menos entramos y empezamos a ver carriolas regadas por el suelo, luego vislumbramos algo parecido a llaves de agua; caminamos un rato más y encontramos la estructura de una casa con varios cuartos y hasta un mueble de cocina que al parecer había sido objeto de puntería pues le traspasaron varias balas. Un barril y varillas, así como alambres estaban en las esquinas. El lugar había sido tragado casi en su totalidad por el bosque.

Seguimos el sendero que llegaba hasta una quebrada y sobre una rama a un lado estaba posado un anolis que trataba de mimetizarse. Lurys y yo nos quedamos allí lavándonos las manos mientras Carlos siguió el trillo y me llamó para mostrarme una Garza Tigre (Tigrisoma lineatum) que caminaba paciente sin detectar nuestra precensia, pero una vez que nos vio, alzó vuelo.

Garza Tigre

Regresamos al camino original y nos topamos con unos científicos que hacían estudios en el área. Avanzamos, me adelanté un poco y al ver en frente una inmensa telaraña busqué a la araña, cuando en ese preciso instante calló una abeja en la red y una araña gigante y peluda le saltó casi al instante y se la llevó a una hoja-escondite donde de seguro se la engulló.

Entretenidos nos quedamos viendo todo lo que se movía cuando de pronto Lurys dijo en voz baja “ miraaaaa” y al fijarnos era un hermosísimo Oso Hormiguero (Tamandua mexicana) que pasaba calmado cruzando el camino e internándose en el bosque, pero logramos alcanzarlo y tomarle algunas fotos, aunque él no parecía muy contento pues nos mostró sus garritas. Fue muy emocionante, jamás habíamos visto uno en su estado natural.

Oso Hormiguero

Unas mariposas posaban demasiado tranquilas sobre una rama en perfecta simetría, discutimos en si eran mariposas de verdad o si alguien había bromeado al ponerlas allí. Sin más ni menos agarramos las mariposas y nos dimos cuenta de que eran de masilla e hilos y estaban enganchadas en los árboles. Luego más adelante nos encontraríamos con las dos biólogas que anteriormente habíamos visto pasar y nos explicarían parte de su proyecto de depredación en el cual colocaban mariposas falsas en las ramas para ver que tan rápido desaparecían.

Íbamos ya por Loma Badiola, una pendiente bastante pronunciada. Recordé que hace algún tiempo escuché que “por los predios de Loma Badiola, un águila Arpía había atacado a un ciclista y le había herido los hombros al intentar levantarlo.” Entonces era cierto lo de la reintroducción del águila Arpía.

Ya estábamos en el puente sobre el Río Mendoza a 8.8 kilómetros, al parecer habíamos caminado bastante. Cada puente estaba más deteriorado que el anterior. Luego de caminar un rato más y pasar varias pendientes pronunciadas, llegamos al puente sobre el Río Sirystes a 9.5 kilómetros.

Otro tucán daba saltitos sobre un árbol Nazareno, el hambre nos atacaba y nos detuvimos a merendar y tomar agua pues pensábamos caminar un poco más. Avanzábamos, caminábamos, subíamos lomas que parecían no terminar, siempre nos acompañó una mariposa Morpho o quizás varias, pues vimos muchísimas.

Luego de buen rato subiendo una loma decidimos detenernos. Descansamos un poco para luego emprender camino de regreso, no podíamos quedarnos tanto, corríamos el riesgo de regresar de noche. Habíamos caminado casi 12 kilómetros pues nos faltó poco para llegar a Río Macho y luego Río Agua Salud que completarían los 17 kilómetros.

Carlos siguió un rato el camino, pero al poco tiempo regresó diciendo que el camino continuaba igual y no había puentes a la vista.

Nos comimos casi todo lo que nos quedaba y emprendimos de regreso como quien dice en buen panameño “a balazo”. Mi rodilla derecha estaba sufriendo desperfectos y por momentos me costó un poco los descensos.

En el puente sobre el Río Frijoles nos encontramos con un ave Momoto Rufo (Baryphthengus martii). Antes de las 4:30 de la tarde ya estábamos fuera del Camino del Oleoducto.

Uno de los mejores sitios de Panamá y el mundo para la observación de aves es éste camino, aunque también llama la atención por su historia que data de épocas de la II Guerra Mundial. Cada año se realiza aquí un conteo de Navidad por la sociedad Audubon. En el año 1996 en un solo día se censaron 525 especies de aves que es un verdadero fenómeno mundial.

En el Parque Nacional Soberanía viven 105 especies de mamíferos como venado (Odoicoleus virginianus), ñeque (Dasyprocta punctata), diferentes clases de mono, mapache (Procyon lotor), gato solo, manadas de saínos (Tayassu tajacu), jaguar (Pantera onca), 79 especies de reptiles, 55 especies de anfibios y 36 especies de peces de agua dulce como el sábalo pipón (Brycon petrosum) o el barbudo (Rhandia magnesi), y más de 1300 especies de plantas. En algunas épocas del año es fácil escuchar el jaguar, cerca de la estructura del Discovery Center.

Este sendero es apto para personas de todas las edades hasta el Río Limbo, luego de allí es necesario tener buenas condiciones físicas para continuar. Es muy importante llevar suficiente agua y comida, así como repelente para mosquitos y en todo caso es buena idea llevar un capote pues ésta es un área de bosque lluvioso. Indispensable ir en zapatillas y en época lluviosa, botas de caucho. El camino esta abierto para el público todos los días desde 6:00 a.m. hasta 4:00pm.

ANAM limita el acceso de automóviles por seguridad, ya que los puentes están deteriorados. Sólo se permite la entrada de las camionetas del Instituto Smithsonian y del Fondo Peregrino. Los otros visitantes andan a pie. La mayor parte de la vía está dentro del PNS y las autoridades la utilizan para patrullar esta área protegida.

Cerca y hermoso. Buscar los animales a veces es más divertido que verlos encerrados. La naturaleza nos da tantas sorpresas. Solemos recorrer distancias enormes con tal de ver ciertos animales y no nos damos por enterado de que muy cerca tenemos un paraíso forestal dotado de tantas especies.

El Parque Nacional Soberanía es el parque más cercano a la ciudad de Panamá y es muy fácil toparse con gran cantidad de animales solo poniendo los sentidos a trabajar.

Más fotos aquí

7 Comments

  1. carlos on julio 22, 2011 10:40 pm

    La verdad es un sendero que me gusto bastante, lastima que no lo terminamos. Espero terminarlo algun dia, es un buen reto. recomiendo a cualquiera este sendero ya que hay mucha fauna, me imagino al adentrarse mas. muy interesante!

  2. Julio on julio 23, 2011 2:01 am

    Excelente publicación pero me llama la atención que los rótulos del camino muestran deterioro, no se ve la intension de preservar estas señales.
    La naturaleza captada esta 100% pritty. Saludos.

  3. Edgardo Alexis Gonzalez Ulloa on julio 25, 2011 3:14 am

    Esta muy buena el reporteje y bastante completo me parece muy bueno su trabajo y con gusto los apoyaria a terminar lo q deseen en esa area ya q lo conosco muy bien porq he trabajado alli por años y actualmente aun estoy alli por mi labor de Policia Ecologico.

  4. Edgardo Alexis Gonzalez Ulloa on julio 26, 2011 4:59 am

    Ta bien cool me voy a unir a los trips

  5. Marisol on julio 28, 2011 5:43 pm

    favor enviar invitaciones a traves del facebook a fin de unirnos a alguno desusviajes…solamente me entero cuando ya los postean….saludos

  6. Lurys on julio 30, 2011 3:14 pm

    Excelente! waaaoo! Muy buena informacion, y bueno cuando vamos a terminar el recorrido! Porque juralo que yo quiero ir! Saludos!

  7. Zule on junio 22, 2014 7:29 am

    Hola como se llega a esa entrada? Solo conozco la entrada por el parque summit Gracias!

Deja tu Comentario


Fatal error: Call to undefined function boposts_show() in /home/enlodados/enlodados.com/wp-content/themes/enlodados/single.php on line 58