Enlodados.com

Senderismo y Turismo Rural en Panama

Posts Tagged ‘ boquete ’

Nariño Aizpurúa nació en Volcán, Tierras Altas chiricanas. Lo conocí­ hace casi 10 años y apenas intercambiamos palabras, hicimos una gran amistad, al punto que cariñosamente le digo «papá». Vi con admiración el crecimiento de sus hijos, a los que crio al filo de la naturaleza, en el arte de la escalada y rápel.

Actualmente lleva 360 ascensos al Volcán Barú y no conozco a nadie que lo haya subido más. Se caracteriza por su espíritu jovial y profesionalismo en el Área de montañismo, senderismo, rápel y arborismo además de ser líder scout desde hace muchos años.

Suficientes requisitos para hacerle una entrevista y aprender más de él.

1. ¿Cuándo fue la primera vez que subiste el Volcán Barú?

No tengo memoria realmente de cuando fue (fecha), sin embargo recuerdo la primera vez que subí­ con un turista, mis hermanos mayores no estaban para hacerlo, yo tenía 14 años y mi madre me dijo: «dale tú, si tu conoces el camino!» Me pase toda la noche «aprendiendo ingles»(risas) al día siguiente durante 5 horas solo repetía: «FOLLOW ME». En aquel «tour» gané 10 dólares, gasté más en lo que llevé de comida.

2. ¿Cuántas veces van?
Desde esa primera vez con turistas, llevo 360 veces registradas. Antes de eso no las conté.

La vez # 300


3. ¿Qué es lo que más amas del Volcán Barú?
Ser nada en medio de esas moles rocosas. El sentirte insignificante y comprender la magnitud del universo, donde el planeta tierra es solo un grano de arena. Todo eso me lleva a sentir que soy parte de algo tan inmenso.

[More]

La Feria de las Flores y del Café es una organización sin fines de lucro, creada mediante la Ley No. 40, sus primeros inicios se da como Festival del Café, en el año 1950; en un principio, la exposición era un evento intermitente que se celebraba solo cuando la comunidad se organizaba para ello.

De 1950 hasta 1969 el Festival del Café, como se le llamaba entonces, solo se realizó en cuatro ocasiones (1950, 1957, 1961 y 1969) pero el 9 de abril de 1970, un día antes de inaugurarse el quinto festival, el distrito resultó afectado por graves inundaciones. Ante esta adversidad, los boqueteños, lejos de rendirse, decidieron un año después establecer, de manera permanente, una exposición que mostrara al país lo mejor de su producción, sus flores y su café.

Uno de cada tres boqueteños perdió su casa y la reseña histórica de la Feria de las Flores y del Café registra que en 1971, un año después de la tragedia, con la iniciativa de Carlos Enrique Landau, Alberto Federico de Alba y con la presidencia de José Isabel Ruiz se llevó a cabo el sexto festival del café.

Se construyeron obras para embellecer el pueblo y la reina del festival fue la señorita Brenda Aguilar. El parque Domingo Médica fue el escenario de la festividad.

A partir de 1973 el Festival del Café se convirtió en La Feria de Las Flores y del Café y de ese año hasta 1991 se realizaba en el mes de abril.

A inicios de la década del 90 se cambió la fecha de la festividad para el mes de enero, a fin de aprovechar la estación seca. Desde ese año, la feria de Boquete se realiza durante 10 días.

Esta colorida feria repleta de flores sembradas en los campos de dicho lugar, formando con ellas imágenes y haciendo de las veredas un sendero que comprende desde rosas hasta tulipanes y girasoles.

En la noche, el río Caldera llena de fresco el lugar y los visitantes lucen sus mejores vestidos acorde al frío, singular en Boquete. La gente aprovecha para tomarse un delicioso café o un sancocho y en mi caso, un chocolate caliente. Durante el evento Ferial se pueden adquirir artesanías (nacionales y extranjeras), venta de plantas, dulces, promoción; en fin un sinnúmero de artículos y servicios propios de este evento.

Cómo llegar:

En la mañana aprovechamos y fuimos nuevamente a tomar mejores fotos a las flores, un completo deleite verlas de cerca, que con empeño se han sembrado en todas las esquinas. Este año pudimos apreciar una creación hermosa: la bandera panameña hecha con flores rojas, blancas y azules, algo verdaderamente espectacular.

Sin dejar de lado la belleza de Boquete, que con el calor de su gente recompensa el frío de sus vientos.

Más fotos